“Mi padre es un bastardo. Espero que Dios lo castigue. Yo estaría mejor si se muere, sólo así tendría paz”.

Khushboo Devi ha vivido encerrada por una terrible realidad desde que tiene memoria, pero los últimos sucesos llegaron a límites que ni ella se esperaba. Desde su adolescencia comenzó a darse cuenta de que su padre vendía niñas a hombres que quisiesen acostarse o casarse con ellas, y tras varios intentos de denunciarlo, él fue a su casa y la atacó.

Cover Asia Press

Manik Chandra, el hombre de 40 años, golpeó la puerta de su casa en Uttar Pradesh, al norte de India. Cuando la joven le abrió, le arrojó acido en la cara y luego escapó.

Devi sufrió graves quemaduras y su esposo e hija también fueron alcanzados por el líquido, resultando heridos.

“Mi padre me lanzó acido porque sé todo acerca de él. Sabe que será encerrado de por vida por los secretos que sé: el número de casamientos, la compra y venta de niñas una y otra vez… pensó que si me mataba sus secretos estarían a salvo. Es un hombre cruel”.

-Khushboo Devi-

La chica entendió la gravedad del asunto cuando tenía 12 años. Su padre la envió a trabajar en un sitio donde todos sabían de él. Mientras ella veía como algunas niñas entraban a un cuarto del lugar, los trabajadores le decían que escapase. Fue ahí cuando supo que dentro de la habitación su padre violaba a las menores, y luego las vendía. Quería hacer lo mismo con ella.

Su madre ya no podía tener hijos y luego de años de abuso por parte del hombre, él dejó de reconocer su matrimonio con ella. Comenzó a llevar a mujeres mucho más jóvenes a casa, casándose con ellas. Las engañaba y luego las vendía a otros.

“Era muy joven para entender cuando niña, pero él abusaba mental y fisicamente de mi madre por años. Una vez le pegó tan fuerte que rompió el tímpano de su oído y ella nunca más escucho por él. Durante esos años vi como se casó con tres niñas sin siquiera separarse de mi madre. Luego las vendía. Encantaba a las mujeres, se casaba, y cuando tenía una buena oferta se las vendía a otro”.

-Khushboo Devi-

Cover Asia Press

No lograba vender a Khushboo, pero cuando lo intentó con su hija menor de 16 años -quería casarla con un hombre de 50- su hija mayor no resistió. Intentó acusarlo a la policía de su pueblo pero ellos estaban sobornados. Ningún oficial hizo nada.

A pesar de eso, lograron detener el matrimonio. Unas semanas después, la pequeña de 16 años estaba casada con un hombre de 30.

Tras otra denuncia de Khusboo, sucedió el ataque.

Cover Asia Press

La joven quedó con grandes cicatrices que tendrá de por vida, el ácido quemó importante parte de su cara y su cuerpo. Su esposo -al que también fue obligada a casarse- se quemó la cara, el cuello, el estómago y parte de su pierna. Su pequeña hija tiene quemaduras menos graves en su brazo y pierna.

Cover Asia Press

Vinod Kumar, de 26 años, ha resultado ser un buen hombre con su esposa Khusboo, e intenta ayudarla en atrapar a su padre. La madre de la chica también lo hace.

Cover Asia Press

Tras el accidente, la policía arrestó a Manik Chand y está en custodia. Lo único que esperan es que no vuelva a ser puesto en libertad, ya que las consecuencias podrían ser terribles.

“No puedo creer que me odie tanto como para intentar matarme. Sigo en shock. Me dan escalofríos cada vez que pienso en eso. Pero mi madre me da fuerza. Mi padre es un bastardo. Espero que Dios lo castigue. Yo estaría mejor si se muere, sólo así tendría paz”.

-Khushboo Devi-

Cover Asia Press

Una realidad lejana pero muy fuerte que también nos da escalofríos. Cosas así deben dejar de suceder y también esperamos que la justicia sí haga lo correcto esta vez. 

Te puede interesar