Por Josefina Pizarro
19 mayo, 2017

Si sufres de coulrofobia, mejor ni entres. Sufrirás.

Uno de los sueños de muchos (y mío también, por supuesto) es tener una casa propia. Eso de poder decir que es tu hogar, decorarlo a tu manera y pasear desnudo bailando son cosas por las que ruego cada día (bueno, ni tanto, pero se entiende el punto). Hoy vi esta tierna casa y la encontré de lo más adorable por fuera, además de que la vende una abuelita. Pero cuando cruzas la puerta, se convierte en un lugar horrible, que las personas con coulrofobia simplemente sufrirán. Sigue leyendo bajo tu propia responsabilidad.

En Brantford, Ontario, hay una casa en venta que se parece como a cualquier otra: un hogar unifamiliar de ladrillo cerca del transporte público, buenas escuelas e incluso un hospital.

realtor.ca

Desde el exterior, parece una casa perfectamente pintoresca: bien mantenida, con garaje independiente y con un hermoso patio de hierba.

realtor.ca

¿Bonita, no? Y la puedes comprar por tan sólo 176 mil dólares

Pero tiene algo especial… algo que desde el exterior no se ve: los 1.500 payasos que habitan en su interior.

¿QUÉ COSA?


Sí,esta casa es el hogar de más de 1.500 payasos que los propietarios han estado recogiendo durante más de 25 años.

La cocina luce realmente normal, pero si te fijas más de cerca, puedes observar algunos payasos dispersados a su alrededor.

realtor.ca

Espera a ver otras habitaciones.

En el comedor hay aún más payasos que en la cocina.

d

Y hay de todos los estilos, desde imágenes a figuras colocadas alrededor de la habitación.

Aunque puede ser realmente aterrador, la verdad es que le da a la casa un toque excepcional.

realtor.ca

Pero la real pregunta es, ¿por qué rayos hay tantos payasos en la casa?

Bueno, la pareja que vende la casa está ya en sus 80 años, y los han estado coleccionado por más de 25 años.

realtor.ca

El hijo de la mujer dijo que su padrastro tenía grandes problemas con la bebida, y que cada payaso que compró representaba una botella de cerveza que pudo haber bebido.

realtor.ca

Debido a que su padrastro siempre bebía demasiado cuando salían a bailar, la señora McManis le sugirió que en lugar de beber comprara payasitos.

Aunque se vean muñecos por toda la casa, Michael explica que no son especiales, casi todos vienen de McDonalds y tienen poco valor monetario.

realtor.ca

Pero sí que valen en peso sentimental.

Las reacciones por los muñecos han sido completamente diferentes, mientras a algunos les causa fobia, a otros les encanta por la historia que esconden detrás.

realtor.ca

La casa refleja el emotivo viaje que la pareja ha tenido junta. Y de acuerdo con el agente de bienes raíces de la casa, los payasos no han molestado para nada a los posibles compradores.

¿Qué piensas de la casa? ¿La comprarías?

Te puede interesar