Por Diego Aspillaga
12 febrero, 2020

Cuando una persona adulta le juega la clásica broma de la botella con agua a otro mayor de edad, está bien. Cuando lo hace una maestra a una pequeña de 6 años para que todos sus compañeros se burlen de ella, habrá consecuencias.

La enseñanza es una de las profesiones más nobles y sacrificadas que existen. 

Aún con bajos sueldos, largos turnos y mucho trabajo para la casa, los profesores son capaces de superar estos obstáculos para nutrir las mentes de grandes y pequeños, formar a los profesionales del mañana e infundir sabiduría , respeto y valores a sus alumnos.

Grupo Reforma

Es por esto que todos tenemos un maestro que nos marcó de por vida ya sea porque nos impulsó a seguir nuestra propia vocación, nos enseñó a superar las adversidades o a trabajar duro para conseguir resultados que no nos creíamos capaces de obtener.

Desgraciadamente no todos los profesores son recordados con cariño y respeto y estamos seguros de que este será el caso de esta maestra que fue despedida de un colegio luego de hacerle una pesada broma a una niña de 6 años frente a todos sus compañeros y grabarlo para luego subirlo a internet.

Grupo Reforma

En las imágenes se puede ver como la hasta ahí dulce profesora de un colegio de la ciudad mexicana de Monterrey explica que la niña, llamada Megan, será la protagonista de un experimento que le permitirá ver una «magia» que involucraba una botella con agua y una moneda. 

«Esta es una na moneda de 5 pesos. Megan va a ver cómo se ve la moneda abajo de la botella», explica la «educadora» a los niños mientras otra adulta graba la interacción.

Grupo Reforma

«Ponemos la botella encima de la moneda y vemos cómo se ve la magia. Megan, ¿quieres ver cómo se ve la magia? Pon tu ojo así», continúa la mujer mientras la pequeña niña sigue entusiasmada todas las instrucciones.

Ella, así como el resto de los pequeños alumnos, está emocionada con el experimento y confía ciegamente en su profesora. Para la pequeña era imposible pensar que su maestra la dejaría en ridículo, se burlaría de ella junto a sus compañeros y compartiría las imágenes con sus amigos. Al fin y al cabo, la profesora era una adulta y los adultos no hacen eso. 

Grupo Reforma

Apenas la pequeña acercó su rostro, la profesora apretó con fuerza la botella con agua y salpicó bruscamente a la niña. Los alumnos no rieron, sólo se sorprendieron. La profesora adulta, en cambio, reía a carcajadas y apuntaba a la niña con el dedo mientras intentaba recuperar la respiración. Megan estaba parada ahí, sin saber cómo reaccionar.

Al ver a la mujer riendo así, el resto de los alumnos la siguió con tibias risitas mientras Megan aún no sabía qué pasaba. La mujer en la que confiaba la había dejado en ridículo y ahora actuaba como una verdadera niña pesada, una abusona. 

Grupo Reforma

Si esta broma pesada hubiera sido efectuada entre personas adultas, otro sería el cuento. Pero aquí estamos hablando de niños pequeños que están recién formándose, estableciendo lazos de confianza y recién desarrollando su sentido de identidad y autoestima. Y con eso no se juega.

La mujer aprendió esta lección a la mala. Apenas las imágenes de la supuesta broma se viralizaron, la mujer fue despedida de inmediato del colegio donde trabajaba.

Grupo Reforma

En internet, en tanto, el repudio a las acciones de la educadora fue total. «Está humillando a la niña y alentando a los niños a reírse del doler de otros, además de fomentar el bullying», «No m*men, si me entero que la maestra de mis hijos hizo esto, voy DIRECTO a reventarle el hocico» y «Ojalá despidan a esa idiota de ese preescolar y no la dejen ejercer nunca más», fueron solo parte de los cientos de comentarios que provocó la publicación.

Bromas pesadas entre adultos, si. Bromas pesadas de adultos con autoridad a niños preescolares frente a todos sus compañeros, no. Esta mujer aprendió la lección de la forma difícil. 

 

 

Puede interesarte