Por Catalina Yob
5 septiembre, 2017

La madre de 34 años murió cuando sus hijos tenían sólo unos minutos de vida.

Una visita de rutina al médico terminó desencadenando el apresurado parto de los trillizos. Con alrededor de dos semanas de anticipación, Chervonne Magaoa dio a luz a tres bebés completamente sanos, los cuales fueron trasladados de forma inmediata a incubadoras para velar por el término de su desarrollo, sin embargo una inesperada complicación ocurrió a los pocos minutos de su nacimiento, el cual se efectuó en la localidad de Kapi’olani en Nueva Zelanda.

Su padre, Bishop Hyran Smith, quien la acompañó a la consulta médico imaginó que algo andaba mal, tras notar que la cita médica se había prolongado excesivamente. Fue allí cuando ella, quien yacía recostada en el pabellón, le pidió expresamente que recogiera a su hijo de seis años, quien yacía en la escuela, y a su esposo que se encontraba trabajando.

Jo-Photography

En el transcurso en el que Smith salió a recoger a los integrantes de la familia que faltaban, los tres pequeños nacieron sanos a pesar de que la fecha fue adelantada en un par de semanas. El médico a cargo explicó que la decisión aludía a que había captado que el líquido amniótico había ingresado al torrente sanguíneo de la madre, situación que afecta a una de cada 100.o00 mujeres al año. 

Debido a que el líquido amniótico trae consigo la mayoría de los fluidos y residuos de los bebés, éste se torna una sustancia altamente tóxica y peligrosa para el organismo de la madre. Fue por esta razón que el parto debió alentarse de forma apresurada con el propósito de resguardar la vida de la madre, sin embargo y a pesar de los incansables esfuerzos del equipo médico, la madre de 34 años murió a los pocos minutos de dar a luz.

Jo-Photography
Jo-Photography
Jo-Photography

La embolia de líquido amniótico ocurre cuando parte de éste penetra en el torrente sanguíneo de la madre, por lo general durante un parto particularmente difícil. Las consecuencias de esto se tornan totalmente riesgosas para la madre, quien suele sufrir una hemorragia, la cual desencadena su deceso.

Hoy sus familiares llevarán a cabo una ceremonia para despedirla y rendirle homenaje. El padre de las tres criaturas, Martin Magaoa manifiesta que el alma de la madre vivirá en sus tres hijos por siempre y que él también, velará porque su recuerdo permanezca en sus vidas. 

«Ella se sacrificó por ellos. Su vida siempre vivirá en sus corazones, te amamos mamá».

Puede interesarte