Por Diego Cid
21 diciembre, 2017

Todo el mundo los apoya en su causa…

Hay que asumirlo, algún día vamos a fallecer y no nos podremos llevar nada de nuestros bienes materiales al más allá, si es que crees en vida después de la muerte. Por eso resulta simplemente natural que quieras dejarle tus cosas a aquellos que se han preocupado de ti y entregado cariño mientras estabas en vida.

Es por eso que el caso de estos dos hombres de Irlanda se volvió rápidamente popular. A pesar de ser ambos heterosexuales, han tomado una gran decisión: pronto contraerán matrimonio.

Matt Murphy, de 85 años, decidió que su mejor opción era proponerle matrimonio a su amigo Michael O’Sullivan, de 58, para poder heredarle su casa una vez fallezca.

The Irish Sun

Michael y Matt han sido amigos por más de 30 años y, debido a la avanzada edad del segundo, Michael ha actuado como su cuidador durante este tiempo. Ambos se aman, pero «no en una forma sexual», dicen ellos. Es, más bien, como un lazo de hermanos mayor y menor.

El problema es que Matt quiere dejarle su casa a Michael, pero como no es su cónyuge ni un familiar directo, el impuesto que el receptor debiese pagar es de un 33% del valor del bien material, una suma de dinero con la que Michael no cuenta.

The Irish Sun

Su caso ha dado la vuelta al mundo recibiendo bastante apoyo, pues el impuesto a dicha herencia no aplica en una unión civil y lo que están haciendo es perfectamente legal.

Además, es una buena forma que ellos han usado para demostrar las dificultades que existen hoy para poder dejar nuestras cosas y hacer algo bueno por la gente que queremos.

Puede interesarte