Por Fernanda Peña
25 mayo, 2017

«Me gustaría pensar que alguien más me ayudaría a mí si lo llegara a necesitar», dijo uno de ellos.

La misma noche del concierto de Ariana Grande, un hombre sin hogar llamado Stephen Jones, de 33 años, se acomodaba para pasar la noche cerca del Manchester Arena. Sin embargo, cerca de las 10:30 p.m., fue sorprendido por la ensordecedora explosión que ha dejado a las familias, a la cantante y al mundo entero completamente consternados.

Emotional and powerful scene #ilovemanchester #manchester

A post shared by @amyleahy07 on

Casi «por instinto», Jones se puso de pie y corrió a ver en qué podía ayudar a las posibles víctimas.

Al igual que él, otro hombre que buscaba refugio esa noche, se vio tumbado al suelo tras la explosión. Su nombre es Chris Parker.

Ambos ayudaron en medio del impactante panorama…

PA

«Habían muchos niños cubiertos de sangre, llorando y gritando; tuvimos que sacarles clavos de los brazos y un par de la cara de una niña«.

-contó Stephen Jones a ITV News.-

“Solo porque soy indigente no significa que no tenga corazón o que no soy humano. Me gustaría pensar que alguien más me ayudaría a mí si lo llegara a necesitar”.

– agregó.-

Luego Chris Parker relató a una agencia de noticias, algo que lo impactó profundamente: el momento en el que una mujer murió en sus brazos.

“Tenía unos 60 años y había ido con su familia. No he dejado de llorar con eso… Lo peor es que haya sido en un concierto con tantos niños”.

-Parker.-

A raíz del noble gesto de estos hombres sin hogar, muchos británicos sintieron la necesidad de agradecerles. Y no podía ser de otra forma que dándoles la posibilidad de vivir en condiciones dignas.

A través de la página GoFoundMe, se inició una campaña para ayudar a Parker, que ya suma los $ 38.000 dólares. Mientras otros abogan por Jones a en JustGiving, con una campaña que ha recaudado 30.000 dólares.

¿Qué te pareció el actuar de estos hombres?

 

 

Puede interesarte