Por Constanza Suárez
16 abril, 2019

François-Henri Pinault, esposo de Salma Hayek, prometió 100 millones de dólares y luego Bernard Arnault, propietario de Louis Vuitton, lo duplicó. No pueden dejar morir así una parte de la historia de Francia.

Un catastrófico incendio arrasó el día de ayer con la histórica Catedral de Notre Dame, causando daños significativos. Todo el mundo lamentó la pérdida pero rápidamente dos multimillonarios reaccionaron: se comprometieron a donar un total de 300 millones de euros para reconstruir el monumento.

Fabien Barrau / AFP

François-Henri Pinault, presidente y director ejecutivo del grupo internacional Kering, que alberga marcas de lujo como Gucci y Saint Laurent, dijo el lunes por la noche que él y su familia donarán 100 millones de euros para la reconstrucción de la catedral, unos 113 millones de dólares, según publicó en su cuenta de Twitter.

Jeff Spicer

La donación del esposo de la actriz Salma Hayek fue duplicada el martes por la mañana por Bernard Arnault, presidente y director ejecutivo del grupo de productos de lujo LVMH, cuyas marcas incluyen Moët & Chandon y Dior.

«A raíz de esta tragedia nacional, la familia Arnault y el Grupo LVMH prometen su apoyo a #NotreDame. Donarán un total de 200 millones de euros al fondo para la reconstrucción de esta obra arquitectónica, que es una parte integral de la historia. de Francia «, escribieron en un comunicado compartido en la cuenta de Twitter de LVMH.

Gonzalo Fuentes/Reuters

Sus donaciones se produjeron cuando los bomberos de París declararon el martes que «todo el fuego está apagado». Entre los dos magnates lograron una suma de casi 400 dólares.

El presidente francés, Emmanuel Macron, expresó que planeaba lanzar una campaña nacional de recaudación de fondos para reconstruir la catedral centenaria. Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, pidió a los estados miembros de la UE que contribuyan a la reconstrucción, también en su cuenta de Twitter. 

A través de sus más de 800 años de historia, el monumento de arquitectura gótica francesa ha sido restaurada varias veces. Esta será la más complicada. De hecho cuando se desató el fuego, la aguja estaba siendo restaurada como parte de una renovación multimillonaria para reparar los daños causados ​​por el agua en la estructura de madera.

Puede interesarte