Por Alejandro Basulto
28 julio, 2020

Ambas se desempeñaron en su oficio varios días teniendo los síntomas de la enfermedad, pero al usar ellas y sus clientes tapabocas, lograron que 139 personas evitaran enfermarse.

En Estados Unidos las medidas decretadas contra la pandemia del coronavirus aún causado hastío en cierto sector de la población. En un país donde la libertad pareciera estar sobre todo, medidas como las cuarentenas impuestas y la utilización obligatoria de mascarillas para protegerse de esta enfermedad, están teniendo una oposición muy fuerte en los sectores más duros y negacionistas de la nación. De hecho, en este país con más de 4.300.000 de casos de personas contagiadas y más de 148 mil víctimas fatales, han empezado a aparecer movimientos que están en contra del aislamiento social y de los tapabocas, negando hasta su utilidad.

Foto de referencia | AP

Agrupaciones que tienen una pronta respuesta en una peluquería de Springfield (Misuri, Estados Unidos), donde dos peluqueras que presentaban los síntomas del COVID-19, trabajaron durante días con mascarillas y sin contagiar a sus clientes. 139 personas pasaron por su negocio sin infectarse, a pesar de que ambas fueron después diagnosticadas con esta enfermedad. Por lo que su caso, pasó a ser una demostración clara de la utilidad del uso de las mascaras sanitarias para evitar que se propague más esta pandemia.

Foto de referencia | Getty Images

Su caso tiene suma importancia, debido a que el mismo presidente Donald Trump se ha opuesto a que el uso de las mascarillas fuera obligatorio, y tan solo hace unos días, empezó recién a utilizar un tapabocas en público. Lo de las dos peluqueras de Misuri además trascendió gracias a un estudio del Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos. Fueron 139 clientes lo expuestos, y no existió contagio, justamente gracias a que tanto las trabajadoras como quienes venían para cortarse el pelo, utilizaban en todo momento sus tapabocas.

Reuters

Una de las peluqueras estuvo ocho días trabajando con los síntomas del COVID-19, mientras que su compañera se desempeñó durante cuatro jornadas. Tiempo en que siempre utilizaron mascarillas, tal como recomienda el Ayuntamiento de Springfield. Y a pesar de que su uso no era obligatorio, ambas estilistas le exigían su uso a sus clientes. Lamentablemente, a sus contactos cercanos no les fue tan bien, contagiándose el marido, la hija, el hijastro y un compañero de piso de una. Pero su caso demuestra un éxito de los tapabocas y eso que no todos utilizaron los mismos, debido a que un 47% usó mascarillas de tela, el 46% mascarillas quirúrgicas, el 5% mascarillas N95 y el 2% no recuerda qué utilizó.

Puede interesarte