Por Daniela Morano
11 enero, 2019

Son $137 mil millones de dólares los que se dividirían… Detrás de todo gran hombre hay una (aún más) gran mujer.

El multimillonario Jeff Bezos, dueño de Amazon, anunció que se divorcia de su mujer, MacKenzie Bezos, con quien contrajo matrimonio 25 años atrás. Los dos tienen cuatro hijos juntos, pero eso no le importó al hombre que engañó a su esposa con otra mujer. Pero más noticioso que los motivos de la separación, es qué ocurrirá con todo el dinero que le pertenece a Bezos.

Según el sitio Business Insider, no hubo un acuerdo prenupcial y en Washington, donde la pareja actualmente vive, los bienes de un matrimonio sin acuerdo se reparten 50/50.

AP

Los $137 mil millones de dólares que se estima vale el patrimonio de Bezos, serían repartidos con su pronto a ser ex esposa. Pero muchos se preguntan si acaso eso es justo.

La pareja se conoció en 1992, cuando ambos trabajaban en fondos de inversión. MacKenzie se graduó de Princeton y se convirtió en Investigadora Asociada en la empresa donde Bezos era vicepresidente. Su oficina estaba junto a la de él, y a los 3 meses comenzaron a salir. En 1993 se casaron.

AP

Durante ese tiempo Bezos tuvo la idea de crear Amazon, con todo el apoyo de su esposa, a pesar de que muchos creían que sería un fracaso como suele pasar con emprendimiento.

“No soy una persona de negocios, así que para mí escuchar sus ideas era escuchar pasión y emoción… y para mí, ver a mi esposo, alguien que amo, tener una aventura, ¿qué mejor que eso y ser parte de eso?” comentó en ese entonces MacKenzie.

CNBC

El año 1994, con 24 años, MacKenzie dejó su entonces cómoda vida junto a Bezos, de entonces 30 años. Viajaron por todo Estados Unidos buscando una casa y un lugar donde instalar el centro de operaciones de Amazon.

La pareja ideó el nombre “Amazon”, y MacKenzie se convirtió en la contadora de la empresa, a pesar de que su sueño era convertirse en escritora. Hacía gran parte del trabajo, el cual no era poco en ese entonces, considerando que recién estaban comenzando.

MEGA

Y claro, se mantuvo al lado de su esposo todo el tiempo, apoyándolo como sólo alguien que ama a otro podría.

Muchas de las decisiones tomadas por la empresa se vieron influenciadas por comentarios hechos por MacKenzie como esposa y trabajadora de la empresa, que sin ella quizás no hubiesen existido.

De cierta forma, la futura ex esposa del hombre más rico del mundo merece definitivamente una gran parte de ella. Es imposible ignorar sus enormes contribuciones.

Puede interesarte