Por Alex Miranda
27 julio, 2018

Si bien el jueves se acababa el tiempo para que Trump reuniera a esas familias, eso todavía no se cumple en más de 700 casos de niños alejados de sus padres.

Un juez había fijado el jueves 26 de julio como día límite para la reunificación de los niños que habían sido separados de sus padres inmigrantes indocumentados en la frontera México-Estados Unidos, esto gracias a la política anti-inmigración del Gobierno de Donald Trump. Pero a la fecha, aún hay 711 en custodia, y al comienzo eran 2.500.

Los que aún no ven a sus hijos

Todo esto se supo gracias a un documento entregado a la corte que lleva este caso, el Departamento de Justicia informó que hasta le fecha tope, solo se habían podido reunir 1.442 niños y adolescentes con su padres en centros de detención especiales para inmigrantes. Otros 378 niños han sido puestos en libertad en “condiciones apropiadas”, según las autoridades, que se traduce en que se los entregaron a padres que salieron libres o a otros familiares.

Mientras que el Gobierno de Trump, explica los casos de estos 711 menores diciendo que sus padres aún no cumplen con los requisitos para lograr una entrega en condiciones seguras. Algunos de los motivos para no hacer la entrega van desde no poder comprobar parentesco, hasta antecedentes crimínales de parte de los padres o de enfermedades infecciosas, que no hubieran podido ser localizados o que hubieran deportado a los padres antes de liberar a los niños -algo que se estima que ha pasado con aproximadamente 413 casos-.

Foto: John Moore

Si bien ya hay muchos casos de familias que por fin están juntas, para ellas el panorama sigue siendo incierto, ya que el Gobierno quiere deportarlos lo antes posible. Dana Sabraw, juez del caso, ordenó el 16 de julio que se suspendiera de manera temporal las deportaciones de familias reunificadas, cosa de garantizar que no se vulnere el derecho al asilo. Esa orden sigue vigente, pero la administración Trump sigue insistiendo para que se revierta la decisión lo antes posible y así comenzar las deportaciones “lo antes posible”.

Seis u ocho meses de espera

Mientras tanto, la Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) reaccionó ante esta petición, pidiendo exactamente lo contrario que el Gobierno: que el juez ratifique la decisión de no deportar a las familias, al menos por siete días más. En un comunicado, ACLU argumentó que ese margen es necesario para que los padres puedan recibir ayuda legal sobre sus derechos y los de sus hijos, ya que están haciendo decidir cosas importantes a los inmigrantes bajo presión, lo que hace que tomen decisiones que no los favorecen. En el comunicado puede leerse que:

 “[En un caso] agentes de inmigración le dijeron a una madre que quería pedir asilo que, si lo hacía, el proceso tomaría de seis a ocho meses en los que no podría ver a su hija. Además  hay casos de padres y familias conducidos a salas con otras 30 o 50 personas donde debían tomar en tan solo unos minutos la decisión de dejar o no a sus hijos en Estados Unidos”.

Tabasco Hoy

El diario estadounidense, Los Angeles Times informa que ya son cientos las familias reunificadas, y que la mayoría de los padres tienen citas ante los tribunales de inmigración, además de dejarlos con un localizador electrónico en el tobillo. Otras familias se han ido a centros de acogida para inmigrantes. Según el mismo diario, nadie sabe con exactitud como eligen que camino tomar con nada familia.

Sea cuál sea la razón, el Acuerdo Flores -firmado en 1997- establece que ningún niño puede permanecer en un centro de detención por más de 20 días, esté o no con su padres. Si bien el Gobierno -para variar- trató de impugnar ese acuerdo, no lo ha conseguido. Los defensores de los derechos de los inmigrantes se manifestaron este jueves por la separación de las familias. Jess Morales Rocketto, de la organización Families Belong Togehter dijo que:

“Hay cerca de mil niños que aún no han sido reunidos con sus padres. Cada vez más los congresistas y las empresas muestran su rechazo. No vamos a dejar de presionar”.

AP

Ante todo este escándalo que se armó en torno a esto, el presidente Donald Trump se vio en la obligación de emitir una orden para detener estas separaciones. Ahora solo queda ver como soluciona los errores ya cometidos, o si todavía ni siquiera lo ve como un error.

Puede interesarte