Por Vicente Quijada
4 julio, 2018

El británico no se guardó nada a la hora de festejar el triunfo de Inglaterra en octavos de final y, como era de esperar, no terminó bien.

En época mundialista es muy difícil guardar la compostura y esconder las emociones. Y lo es más aún si tu país ganó, por primera vez en un Mundial, una tanda de penales y clasificó a cuartos de final por sobre la siempre complicada Colombia. Ese fue el sentir de este fanático inglés, quien tuvo la genial (?) idea de ver el trascendental duelo de su selección en un bar repleto de colombianos.

Sí, es en Moscú, pero eso no quita que el hincha estaba infiltrado en “territorio enemigo”. Por momentos pasó inadvertido, pero cuando Dier anotó el penal que le dio la victoria a los británicos, el sujeto no aguantó la emoción y lo celebró por todo lo alto.

Gritó con fuerza, por sobre las voces de frustración sudamericanas, y revoloteó su cerveza, salpicando a los fanáticos que se encontraban a su alrededor. Como si no fuera suficiente, el hincha empezó a mover los brazos y celebrar con más efusividad conforme los rivales le insultaban y cantaban “Colombia” intentando acallarlo.

PA

Las cosas finalmente se salieron de control cuando el individuo se sacó la chaqueta y mostró un gran tatuaje que tenía en la espalda, lo cual fue contestado con insultos, “peinetas” y hasta vasos en contra del individuo, completamente fuera de sí. Un fanático cafetero le empujó y ahí recién notó que no estaba en el lugar adecuado para su celebración. Ya más calmado, terminó abrazándose con otro hincha británico.

Associated Press

El rival de Inglaterra en cuartos será Suecia, quienes ya dejaron en el camino a Holanda, Italia y Alemania. Esperemos, por su bien, que al susodicho no se le ocurra ir a gritar goles a Estocolmo esta vez. 

Puede interesarte