Por Josefa Del Real
22 septiembre, 2017

Mantuvieron el cuerpo del bebé en una incubadora de congelación para poder tomarse fotos con él y de esa forma recordarlo.

Para muchas personas tener un hijo es la máxima bendición de todas y, ¿cómo no? Traer al mundo un bebé no es una tarea sencilla, la madre debe tener máximo cuidado y el padre atenderla en todo lo posible, además, siempre está el miedo de que algo malo ocurra. No soy madre, pero me imagino que perder la vida que tuviste durante nueve meses en el vientre no debe ser una cuestión fácil. Angela Cook y Luke Baker de de Gales, Reino Unido, educaron con mucho amor a sus cuatro hijos y cuando se enteraron de que vendría un quinto no pudieron contener la alegría.

Pasaron semanas haciendo todos los preparativos, supieron que sería un niño a la semana 20 y decidieron llamarlo Keelan.

Todo iba de acuerdo al plan hasta que en la semana 32 todo cambió. Angela necesitó ir al baño luego de muchísimos dolores y notó que a su alrededor solo había un mar de sangre.

“Llamé a Luke, pero estaba oscuro y no podía ver nada, solo había sangre por todos lados”.

PA Real Life
PA Real Life

La placenta se había roto y debieron extraer al bebé.

Todos quedaron devastados y no podían dejar ir a Keelan sin antes decirle adiós o dejar una muestra de amor con ellos. El hospital les ofreció una incubadora de congelación para que el pequeño pudiese estar durante seis días más en perfectas condiciones mientras de despedían de él y así aprovechar de tomarse fotografías y cargarlo.

“Nunca olvidaremos el tiempo que estuvimos con él”.

PA Real Life
PA Real Life

Esta congeladora vale $ 1.500 dólares que no todos pueden costear, de modo que Jane y Luke decidieron crear un fondo a través de la página GoFundMe para ayudar a otras familias a que también puedan disfrutar de su angelito durante unos días antes de dejarlo ir…

¿Qué te parece esta iniciativa? ¿Crees que está bien tener a un bebito congelado durante días para la tranquilidad de sus seres queridos?

Puede interesarte