Por Vicente Quijada
2 agosto, 2018

Para más remate, no es la primera vez que el aficionado acude en rescate de su querido equipo.

En Inglaterra, tierra donde se fraguó el balompié que tanto amamos, todo es posible. Desde que un técnico haga entrar a un hincha para probar si podía hacerlo mejor que el futbolista, hasta que, incluso, un fanático se convierta en parte de la terna arbitral. Sí, pasó en la Championship, la segunda categoría del fútbol inglés, en un duelo entre el Norwich City y el Preston North End. 

Corría el minuto 82′ en el Carrow Road y, al costado de la cancha, se ve como uno de los jueces de línea se toma la pierna, con claras muestras de dolor. Sin poder continuar, con un 1-1 en el marcador y cerca de 10 minutos por jugar, el cuarto árbitro se empezó a cambiar para tomar su lugar. Sin embargo, ¿quién podría reemplazar al juez que faltaría? David “Spud” Thornhill, un conocido fanático del elenco local, el Norwich. 

El aficionado fue llevado hasta el lugar por los guardias y, usando sólo la parte de arriba del uniforme y tras recibir las instrucciones pertinentes, se convirtió en el cuarto referí del encuentro. Debido a su nula injerencia en el resultado, los rivales no tuvieron problema en aceptar su ingreso y “Spud”, un fanático casi religioso de su equipo, vivió sus minutos de fama cuando levantó el cartel luminoso, anunciando los 10 minutos de agregado -por el tiempo perdido-.

David Thornhill

Aún así, no es primera vez que este hincha hace de las suyas como referí. Es más, además de poseer un certificado arbitral, Thornhill ya había estado en 5 ocasiones cumpliendo como cuarto árbitro de un partido oficial, sólo que -tal como él dijo- las redes sociales no “estaban haciendo sus rondas en esa ocasión”. 

Más allá de eso, el aficionado agradeció “todas las palabras amables” que recibió tras su vital función, la cual fue premiada con risas y aplausos desde las gradas. Cosas que sólo pasan en Inglaterra. 

Puede interesarte