Por Diego Cid
28 diciembre, 2016

Todo es culpa de Australia.

David Pitt, de 77 años, descansaba tranquilamente en el living de su casa en Cairns, Queensland, Australia. No imaginó que sería sorprendido por una de las serpientes más mortales del mundo. Trató de defenderse atacándola con una pala, pero el reptil logro morder su pie inyectando letal veneno en su cuerpo.

facebook

Los paramédicos le brindaron primeros auxilios y un tratamiento antiveneno antes de llevarlo al Cairns Base Hospital en estado crítico.

Aunque ya no había mucho por hacer. Falleció 6 días más tarde.

Queensland Ambulance Service

Un miembro de los paramédicos cargando el mortal reptil

«Había una cantidad considerable de sangre en el lugar del ataque, es muy probable que la serpiente haya mordido una vena en vez de sólo tejido. Fue una inyección rápida del veneno».

Valerie Noble, Paramédico de cuidados críticos.

¿Qué serpiente logró ocasionar esto?

Se trata de un Taipán de la Costa de 1,5 metros de largo. Es una de las tres especies de serpientes más venenosas del mundo. Una sola mordida conteniendo su veneno neurotóxico podría matar 100 hombres, por lo que no es raro que David no haya sobrevivido.

Wikimedia

A pesar de que Australia tiene 20 de las 25 serpientes más venenosas del mundo, no es común que sucedan ataques de ellas hacia los humanos.

Puede interesarte