Por Elena Cortés
16 junio, 2017

¡MUCHO OJO!

Megan Pryde era una chica de 19 años que vivía en Inglaterra y como cualquier jovencita de su edad, tenía diversos sueños, metas y objetivos que quiso cumplir con el pasar del tiempo. Desgraciadamente todo quedó destruido después de un equivocado diagnóstico dado por un doctor que no revisó a fondo su caso y simplemente le dijo que tenía “estreñimiento”.

Las primeras veces que sentí dolores fuertes de estómago pensé que con una simple pastilla y reposo pasarían todos mis males, pero el día que sentí acidez supe que algo no estaba bien. Yo tuve suerte porque lo que tenía me lo detectaron a tiempo y de por vida tendré que cuidarme y tratarme contra ello, pero muchos otros jóvenes dejan pasar síntomas alarmantes sin pensar que eso podría ser la causa de peores cosas.

Facebook/Meghan Pryde

Cuando Megan Pryde sintió malestar estomacal y no lograba ir al baño por días enteros, decidió ir al doctor. Tenía la esperanza de que le detectarían el mal que estaba sufriendo y que con tratamiento todo pasaría.

El primer profesional de salud que la atendió le dijo que lo único que ella tenía era estreñimiento.

Al regresar a casa, tomó los medicamentos que le indicaron y siguió con su vida. Por desgracia, el malestar estomacal no paraba, y por más pastillas que tomara el dolor simplemente no cesaba.

Así que una vez más acudió al médico.

Después de una diversidad de exámenes, le revelaron la dolorosa realidad a Megan: tenía cáncer de colón y estaba tan avanzando que ya no se podía hacer nada.

A pesar de saber que ya no tenía esperanza, la chica no paró con su lucha por concientizar a los jóvenes a cuidarse y hasta el final de sus días luchó por salvar vidas de la terrible enfermedad. Realizó campañas en redes sociales y puso todo de sí para la lucha contra el cáncer.

Según lo que contaron sus familiares a través de Mirror.uk, Meghan sufrió pero murió rodeada de todos sus seres queridos. 

¡Q.D.E.P!

*No olvides de hacerte regularmente exámenes médicos* 

Te puede interesar