Por Fernanda Peña
20 diciembre, 2016

Pierre Le Guennec y su esposa, no lograron convencer a la justicia de que la viuda de Picasso les había donado las pinturas.

Seis años llevaba la disputa entre Claude Picasso (el heredero) y Pierre Le Guennec, el que fuera el electricista de Pablo Picasso. Un tribunal francés sentenció a 2 años de cárcel a Guennec y su esposa, por ocultar 271 obras del pintor, en el garaje de su casa.

Se sabe que son 180 obras y un carnet de 91 dibujos sin firmar.

El lote oculto incluiría algunas pequeñas obras como: dibujos estilizados de mujeres y caballos, nueve collages cubistas muy raros y temas íntimos como dibujos de su primera mujer: Olga, y de su amante Fernande.

Inicialmente Guennec aseguró que se trataba de un regalo que le hicieron los Picasso en 1971 o 1972.

Después cambió su versión. Ya no sería un regalo, sino unas bolsas de basura que la señora Jacqueline Picasso le ordenó botar.

“La señora Jacqueline Picasso tenía problemas con Claude Picasso”. (Hijo del pintor)

-Afirmó Le Guennec, de 77 años, con la voz temblorosa ante el tribunal de Aix en Provence.-

Como sea, la versión de los Guennec no convenció al juez y esta semana fueron sentenciados a prisión por ocultar obras de gran valor. Incluso los medios llegaron a tildar de “Tesoro” el lote oculto, pues algunas de las obras conocidas  del artista, han llegado a venderse por más de 189 millones de dólares.

Puede interesarte