Por Alex Miranda
6 julio, 2018

Las conocía por internet o por Tinder, se hacía pareja de ellas haciéndose pasar por un millonario. Luego les pedía dinero prestado, el que nunca devolvía.

Los medios de prensa españoles le pusieron un sobrenombre al barcelonés Alebert Cavallé: El estafador del amor. Y es que el hombre de 36 años tiene acumuladas más de veinte denuncias de distintas mujeres que aseguran que él las engañó para conseguir dinero de ellas.

Las víctimas incluso se dieron el tiempo para crear un sitio web en el que concentran todos los testimonios y aprovechan de explicar el modus operandi de Cavallé, quién enfrenta a la justicia española desde marzo de este año las mismas causas reunidas.

«Desde cenas a noches en hoteles»

Tal como señalan los informes, el «Estafador del amor» iniciaba sus engaños mediante un método de conquista amorosa, en el que se acercaba a sus víctimas a través de internet y algunas aplicaciones diseñadas para conseguir citas, como la más reconocida: Tinder.

Instagram

Después de eso, el engañoso español les pedía dinero prestado a las mujeres que conocía, aseguraba que se trataba de un dinero muy necesario, que era un asunto de vida o muerte, además de prometerles que el monto prestado se los devolvería lo antes posible. Como es de imaginar, las denunciantes dicen que esto último nunca sucedió. 

Y no contento con esos engaños, Cavallé aprovechaba el momento en que sus víctimas iban al baño para tomarle fotografías a sus documentos como carnet y tarjetas de crédito, para luego utilizar esa información para comprarse lujos para él. Y como si eso no fuera suficiente, muchas veces consiguió que su parejas le compraran smartphones que luego simplemente revendía en internet, incluso logró que algunas le pagaran contratos telefónicos que terminaban a nombre de ellas.

«Hemos podido saber que hay distintas investigaciones de los Mossos [d’Esquadra, la policía catalana] que apuntan que esta persona establecía relaciones con mujeres, se ganaba su confianza para intentar obtener algún beneficio económico, desde cenas a noches en hoteles o para robarles directamente con tarjetas y números de cuenta para hacer fraudes».

Esas fueron las palabras que un oficial de Cataluña dijo en marzo pasado, cuando los medios de comunicación destaparon estas historias de Cavallé y sus estafas.

Instagram

En ese momento también se supo que el sujeto ocupaba varios nombres ficticios para cometer sus engaños sin ser descubierto. Entre ellos se encontraban algunos como: Tito, Mike, Mikee, Joan o Kile. Con esas identidades falsas se presentaba y decía que era un millonario con mucho dinero en cuentas bancarias de Panamá, solo que -según lo que les decía a las víctimas-, tenía problemas de liquidez, por lo que les terminaba pidiendo dinero a sus parejas.

Las últimas declaraciones de Cavallé

El problema de estas denuncias es que las mujeres que fueron afectadas por Cavallé es que estas acusaciones es que han sido recibidas en diferentes juzgados a lo largo de España, por lo que cada una de esas causas se ha atendido de manera individual, o como bien lo explica la policía catalana:

«Eso está provocando que tras cada detención o las pocas veces que ha comparecido, quede en libertad».

Después de hacer noticia en su país natal hace un tiempo, esta semana resurge su historia de fraudes gracias a unas declaraciones que ha dado a medios españoles -más específicamente a la televisión local-, en ellas se defiende y asegura que todas las acusaciones que se le hacen son completamente falsas.

Instagram

Cavallé dijo además que él no se aprovecha de sus parejas. «Yo vivo de mis padres, no de las chicas», antes de rematar diciendo que «A las chicas no les pido, yo doy, doy, doy, y doy bien». Después negó haber usado la información personal y la documentación de sus conquistas sin el permiso de ellas. «Yo solo he usado las tarjetas de crédito de mi madre y mi padre».

Puede interesarte