Por Alejandro Basulto
19 agosto, 2019

La primera bebé nació al sexto mes de embarazo, con un peso de 850 gramos y 42 centímetros. Mientras que el segundo nació el octavo mes y pesó 2,9 kilos y registró 50 centímetros de largo.

Traer a la vida a un niño, es uno de los momentos más bonitos para una mujer y una familia. Es tener la oportunidad de ser creadora de un nuevo ser humano, de una nueva persona con la que compartirá los siguientes años. Y como muchos procesos bellos y memorables, también tiene dificultades. Ya que es común que los partos sean un proceso complejo y hasta en el peor de los casos, hasta traumático, pero lo que le sucedió a esta mujer de la ciudad de Uralsk, en Kazajistán, realmente terminó por sorprender a todos.

Ministerio de Salud de Kazajistán

Debido a que según compartió el mismo ministerio de salud del país, una mujer de 29 años, fue madre por segunda vez, tras que pasaran dos meses después de dar a luz a su primera hija en el Centro regional Perinata. Esto se explica con que Lily Konovalova, la “afortunada madre”, tiene útero doble, lo que le permitió tener dos embarazos de manera simultánea, sin que ambos niños sean gemelos o mellizos.

Ministerio de Salud de Kazajistán

Según se informó desde la cuenta de Facebook del Ministerio de Salud, uno de los bebés nació prematuramente con tan solo 25 semanas de gestación (sexto mes de embarazo), pesando 850 gramos y midiendo 42 centímetros de largo.  Mientras que su hermano dos meses menor, nació pesando 2,9 kilos y midiendo 50 centímetros de largo en el octavo mes del embarazo. Un suceso que sorprendió a todos, debido que a pesar de la anómala situación, y al parto prematuro, los dos bebes nacieron sanos.

“Este es un caso muy raro (…) El embarazo fue muy duro y los médicos la ayudaron todo el tiempo”

– declaró una vocería del organismo público.

Ministerio de Salud de Kazajistán

Es extraño, debido a lo que según explicó el mismo ministerio, existe la estadística de que una mujer con útero doble tiene 1 posibilidad en 50 millones de tener un parto y un hijo sano. “Para todos ha sido un milagro”, dijo de hecho, Nurgul Dzhunúsova, directora del centro médico. Y gracias a ese gran trabajo de los médicos y que sorprende a todos, dos niños que nacieron del mismo vientre, podrán vivir sabiendo que son especialmente únicos desde su llegado al mundo.

Puede interesarte