Por Monserrat Fuentes
16 julio, 2017

No lo puedo creer.

Todos coincidimos en que existen dos tipos de personas: 1) las flojas; 2) las que no son flojas. ¿Están de acuerdo? Personalmente me considero una extraña mezcla entre ambas porque, ¡vamos, a veces también me gana la pereza! Pero parece que este hombre chino sobrepasó con creces la línea de la flojera.

Debería ser considerado el hombre más perezoso del mundo.

Ocurrió en Jiangsu (China), dónde es común ver a personas conduciendo diminutos automóviles eléctricos. Tan diminutos, que incluso caben por la puerta de una tienda.

El conductor de este vehículo tuvo la genial idea de ingresar con carro y todo a una tienda de conveniencia.

Las cámaras de seguridad registraron el momento.

Lo más extraño (o cómico) de todo, es que el trabajador de la tienda, en vez de sorprenderse con el hecho, corre apresuradamente a atenderlo.

Todo esto por un poco de yogurt y papas fritas…

Finalmente, el vendedor incluso ayuda al conductor a salir del recinto cuando este pone la marcha atrás para retirarse. ¿What?

Personal de la tienda comentó a medios locales:

“el conductor no quería aparcar su coche y bajo la potente lluvia, por lo tanto, condujo su coche a la tienda”.

Por suerte, nadie salió herido y el coche sigue intacto, al igual que la tienda de conveniencia. ¿Soy la única que está impresionada?