Por Ruben Peña Blanco
15 marzo, 2017

Le dije: ‘Así que esto es legítimo, legítimo pero desagradable. ¿Podemos hacerlo?’

Él es Greg Owen, un británico sin hogar que ayudó a que miles de personas en su país evitaran contagiarse con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), causante del sida, en una inusual historia que ha relatado al portal BuzzFeed, a través de una entrevista exclusiva en la que explica con detalles su proeza.

Buzzfeed

Su historia empieza en el 2015, año en el que trabajaba como barman, además de ofrecer servicios sexuales en Londres. Tuvo una vida de excesos en la que vivió con una persona a la que le diagnosticaron VIH.

Owen creyó que corría el riesgo de contraer la enfermedad, así que, para prevenirlo, se sometió a un tratamiento llamado Profilaxis Pre-exposición ( PrEP), que consistía en tomar a diario un medicamento llamado Truvada para el uso preventivo contra el VIH. Luego describiría su experiencia en un blog.

Sin embargo, cuando fue a la clínica de salud sexual para hacerse las pruebas, los resultados revelaron que no tenía el VIH, por lo tanto ya no podía anticiparse a la enfermedad. “Me sentí enfermo”, comentó a Buzzfeed.

Getty

PrEP no estaba disponible en el National Health Service (NHS), el sistema sanitario público de Reino Unido, por lo que tenía un importe de casi 600 euros. Así que, a pesar de que ya no podía seguir con la idea inicial de su blog, decidió hacer algo mucho mejor: crear una página web en la que ofrecería información y consejos sobre el tratamiento e indicaría en qué espacios web extranjeros se podían comprar los genéricos por menos de 60 euros. Unos datos que consiguió gracias a un conocido que trabajaba en una clínica de salud sexual.

“Le dije: ‘Así que esto es legítimo, legítimo pero desagradable. ¿Podemos hacerlo?’ Y él me contestó:’ No solo puedes hacerlo, sino que debes hacerlo. Hemos estado esperando a que alguien lo hiciera. Estamos diagnosticando a gente todos los días, y ¿sabes lo desgarrador que es saber que la PrEP podría detenerlo?'”.

Buzzfeed

Al conseguir todo creó una página web que sería el vínculo más importante en esta historia: IWantPrEPNow.co.uk.

A través de ese portal empezó a atender las consultas de todos los interesados. Incluso atrajo el interés del sector médico que le brindó los consejos oportunos para ayudar, con más precisión, a los miles de visitantes únicos de su página. Así entonces, su trabajo ganó mucha más credibilidad y le hizo entender a sus lectores lo fácil que era utilizar el fármaco.

Buzzfeed

Todo esto originó que centenares de hombres homosexuales, que estaban comprando genéricos de PrEP por internet, acudieran a centros médicos para hacerse pruebas de orina y análisis de sangre. Una tendencia que, en unas semanas, llevó a un número creciente de clínicas a satisfacer esta demanda. 

Cuando médicos y organizaciones benéficas pensaban que, en poco tiempo, PrEP estaría al alcance de todo aquel que lo quisiera, en marzo de 2016, NHS England dijo que no pondría el fármaco al alcance de toda la población porque no consideraba que fuese su responsabilidad. Algo que desencadenó una batalla legal entre la National AIDS Trust y el NHS que, en agosto de 2016, acabó perdiendo el segundo.

Facebook

La labor de Owen ha sido titánica, con 12.000 visitas al mes y con una demanda en ascenso. Sin recibir absolutamente nada a cambio.

Pasado el tiempo, cuando NHS ya había perdido toda la credibilidad, anunció que proveería el fármaco a 10.000 personas durante tres años. Aquello significaba que, finalmente, Owen había conseguido lo que pretendía: PrEP estaría al alcance de todos, por lo que, afortunadamente, su labor ya no sería necesaria.

El resultado de todo esto: el número de hombres homosexuales diagnosticados de VIH se redujo un 40%. Y él había sido partícipe de ello.

A pesar de ello, su nombre e imagen aún permanece casi invisible en una sociedad que evita hablar sobre el tema.

¿Qué opinas de esto?