Por Daniela Morano
21 Abril, 2017

Ya no respiraba y su cara estaba congelada.

Cámaras de vigilancia captaron un terrible momento cuando un padre, Jeffrey Baker de 52 años, y una madre, Rosalin Baker de 25, fingieron la muerte de su bebé en el autobús. La cámara, ubicada en un local, muestra a la mujer con el bebé en su regazo y su cara completamente cubierta. En ese momento, él le da un beso a la mujer y luego le muestra el pulgar hacia arriba, deseándole buena suerte. Luego ella sube al autobús para llevar a cabo su macabro plan.

La mujer iba en el asiento de atrás enviando mensajes de texto y hablando por teléfono durante 20 minutos, para después revisar a su hija debajo de la manta. Uno de los mensajes, enviados a su hermana, decía “Imani está muerta hermana x”.

CCTV

De ahí le hizo señas a una señora, Fjorba Shmitz, quien corrió a ayudar pero se encontró con que Imani ya no respiraba y su cara estaba congelada. Asustada, tomó a la bebé, llamó por ayuda, e intentaron revivirla.

Baker se mantuvo tranquila todo el tiempo y en su teléfono. 

Médicos afirmaron a The Daily Mail que la bebé tenía una fractura en su cráneo y graves heridas en su cabeza, junto con otras 40 fracturas en el cuerpo.

Central News

Durante el juicio, Baker culpó a su pareja y dijo que él la obligó a hacer lo del autobús para culparla. Pero el hombre, quien ha tenido 25 hijos, dijo que “No quito vida, hago vida”.

Central News

Finalmente fueron absueltos por asesinato pero sí culpados de ocasionar su muerte, y de intentar esconderla actuando como si hubiese muerto en el viaje en autobús. Y ambos negaron cualquier tipo de culpabilidad en la situación, culpándose uno al otro por la muerte de su hija.

La sentencia máxima en Reino Unido por causar la muerte de un menor son 14 años.