Por Antonio Rosselot
27 noviembre, 2017

«Llegó y puso su cara entre mis pechos. Hizo ‘brrrrrr’ y luego se fue. Fue surreal, totalmente fuera de contexto.»

Un equipo de carreras de autos, una compañía discográfica y otra telefónica, una aerolínea e incluso una flota de transporte espacial: estos son sólo algunos de los proyectos que tiene el magnate inglés Richard Branson, quien fundó la compañía internacional Virgin, en 1970. Su rápido ascenso en el mundo de los negocios lo ha convertido en una de las personas más millonarias del planeta, y también uno de los más excéntricos. Y sería lógico que se le suban los humos a la cabeza, pero no por eso vamos a justificar lo que les contaremos a continuación.

Industria Musical

En 2010, Branson invitó a la cantante inglesa de soul Joss Stone a su resort privado en Necker Island, en las Islas Vírgenes Británicas, luego de que ésta había dado un concierto en el festival Go Green. Stone llegó al paraíso privado del magnate junto a todo su equipo de trabajo, incluida una de sus coristas, la estadounidense Antonia Jenae. Y ésta acusó a Branson de haberse propasado con ella más de una vez en esa ocasión.

Facebook / Antonia Jenae

En declaraciones a The Sun, Jenae señaló que el magnate invadió su espacio personal y le hizo una propuesta bastante poco decorosa. «Su conducta fue asquerosa, sentí como si hubiesen abusado de mí. Estábamos en el bar y él se estaba despidiendo de todos. Llegó hacia donde estaba yo, puso su cara entre mis pechos, hizo ‘brrrrrr’ y luego se fue. Fue surreal, totalmente fuera de contexto. Joss y yo pensamos, «¿Qué diablos fue eso?». Todos se preguntaban por qué no estaba enojada, ya que generalmente soy muy explosiva, pero estaba demasiado shockeada», comentó.

Por otra parte, la corista añadió que Branson trató de instarla para que le mostrara sus pechos mientras estaban en la piscina, pero ella lo rechazó.

BBC

Luego del anuncio de Jenae, desde Virgin publicaron un comunicado al respecto: «Richard no tiene recuerdos de este episodio y tampoco su familia y amigos, que estaban con él en dicho momento. Nunca hubo intención de ofender o hacer sentir incómodo a alguien, y Richard se disculpa si alguien se sintió así durante su estadía en la isla.»

Recordemos que Branson ya tiene antecedentes respecto a este tipo de conductas. Una vez, en completo estado de ebriedad, trató de flirtear con Jessica Michibata, ex esposa del piloto de Fórmula 1 Jenson Button. Y con el mismo Button al frente…

Jenson Button y Richard Branson, en 2009. (The Sun)

Este tipo de acusaciones prueban el punto de que el poder económico no es lo mismo que el poder sobre una persona. Esperemos que Branson aprenda su lección y deje estas conductas de lado, porque las mujeres merecen respeto y un trato igualitario, sin ser cosificadas de manera burda como lo hizo con Jenae.

Puede interesarte