Por Alejandro Basulto
29 marzo, 2021

La desestabilización económica por la pandemia del coronavirus también afectó al Vaticano, desde donde, a través de la reducción de salarios, buscan mantener los 5.000 puestos de trabajo existentes.

La pandemia del COVID-19 no solo ha ocasionado que cientos de millones de personas se contagien y que millones de ellas hayan fallecido producto de los síntomas propios de esta enfermedad. Sino que también, a raíz de los problemas sanitarios y de la implementación de medidas de distanciamiento y aislamiento social, también los empleos y los ingresos se han visto fuertemente golpeados.

Hay una crisis económica, la cual muy pocos países han podido sobrellevar. La que incluso ha afectado al propio Estado de la Ciudad del Vaticano.

EPA

Y es que por consecuencia del coronavirus, los 5.000 puestos de trabajo de la Santa Sede empezaron a peligrar, lo que obligó al Papa Francisco que ordenar la reducción de los sueldos de los cardenales y sacerdotes. De esta manera, y desde el 1 de abril, se recortará un 10% el salario de los purpurados, un 8 % el de los jefes y secretarios de dicasterios (ministerios) y un 3 % el de los clérigos y religiosos. Las fuentes de ingreso del Vaticano se han visto gravemente afectadas, por lo que para seguir garantizando todos los empleos existentes, se llevó a cabo esta medida para la contención de gastos del personal.

Getty Images

Según consignó Vatican News, esta reducción de salarios solo afectará a los empleados laicos a partir del cuarto nivel, por lo que quienes reciban menos ingresos no verán recortadas sus ganancias.

Disposiciones que se aplican también al Vicariato de Roma, a los Capítulos de las Basílicas papales de San Pedro en el Vaticano, de San Juan de Letrán y de Santa María la Mayor, así como a la Fábrica de San Pedro y a la basílica de San Pablo de Extramuros.

Reuters

El Papa Francisco también declaró que hace años que hay un déficit económico que ha marcado la gestión de la Santa Sede, por lo que estas medidas no solo deben a la pandemia, que dio el golpe definitivo a las arcas papeles, sino que también a un mal manejo o una disminución de las fuentes de ingresos previa a la aparición del coronavirus.

Puede interesarte