⚠️ Advertencia: las siguientes imágenes pueden herir la sensibilidad de algunas personas.

Aiden Noel, de 19 años de edad, vive en Bedfordshire, Inglaterra, y aquella tarde de noviembre de 2016 había ido a visitar a su amigo. Entre conversaciones, bromas e historias de adolescentes, sucedió un accidente que dejó marcado, literalmente, al muchacho y le cambió la vida de la forma que menos habría querido.

Mientras estaban en la sala, Aiden se inclinó para acariciar al perro de su amigo, pero este reaccionó agresivamente.

Fuente

Sin gruñir, ladrar o mostrar alguna señal que advirtiera al muchacho que era mejor alejarse, el perro se abalanzó sobre Aiden y comenzó a morderle la nariz. El dueño del can estaba atónito de ver a su amigo ser atacado por su perro, pero no pudo hacer nada para apartarlo.

Cuando el perro, raza Jack Russell terrier, se alejó del muchacho, Aiden estaba gravemente herido del rostro.

Imagen ilustrativa- Fuente
Fuente

Un pedazo de su nariz colgaba, entonces lo llevaron inmediatamente al hospital. Fue sometido a cinco horas de cirugía para reconstruirle el rostro. Además, durante los siguientes 8 meses deberá asistir al cirujano para que le hagan retoque estéticos.

Fuente
Fuente

Fueron tan profundas las heridas de la agresión, que dejaron como consecuencia que Aiden no pueda sonreír debido a que las cicatrices “se apretaron”.

Aiden asegura que se siente como un “monstruo” cuando la gente lo mira por la calle con una gran cicatriz y un prominente vendaje. Debido a que su rostro está deforme, ha preferido mantenerse encerrado en casa parea evitar burlas y miradas sorprendidas.

Imagen ilustrativa- Fuente

La familia del muchacho pide que el perro sea ejecutado. La corte determinó que los propietarios del can deberán pagar al afectado una multa de 500 dólares y una compensación de 200 dólares por el hecho.

Fuente
Fuente

¿Qué opinas al respecto?

Puede interesarte