Por Vicente Quijada
18 diciembre, 2017

El juez confesó nunca haber visto algo así, en sus 15 años de ejercicio.

En 2015, Scott Sargent se enfrentó a la policía en las afueras de un supermercado Walmart en Wilkes-Barre, Pensilvania. A pesar del duro tiroteo, ninguno de los uniformados fue herido, y sólo el pistolero sufrió daños cuando le dispararon para reducirlo.

A pesar de ello, fue sentenciado a 179 años como mínimo -y un máximo de 358-, por intentar asesinar a los policías. Y él apareció en la Corte con un singular tatuaje.

Mark Moran/The Citizen’s Voice

Sargent, que no poseía tatuajes para cuando empezaba este proceso judicial, se realizó -mientras estaba retenido- una macabra ilustración, que al mismo tiempo lo perjudicó.

Una calavera, acompañada de tumbas con los nombres de los policías que no logró matar.

Con ello dejaba en claro que sus intenciones esa jornada eran fatales. Y que el hecho de no haber acertado -a pesar de usar un rifle semi-automático y estar bajo el supuesto efecto de estupefacientes-, no descarta la racionalidad e intencionalidad detrás de sus actos. 

Mark Moran/The Citizen’s Voice

De hecho, según reportó Daily Mail, la defensa afirma que Sargent se encontraba bajo el efecto de múltiples estupefacientes, además de algunos problemas mentales que lo habrían llevado a sentirse «decepcionado y paranoico». Para cuando se dio el tiroteo, el hombre, supuestamente, creía que estaba siendo perseguido, lo cual lo llevó a abrir fuego contra la policía allí presente.

Respecto a los desafiantes tatuajes, los protagonistas no se quedaron callados. El juez a cargo los calificó de «deplorables». «Creo que es irrespetuoso, pero también habla mucho de quién es el y de cuáles eran sus intenciones ese día», reflexiona Ferentino. 

Mark Moran/The Citizen’s Voice

«El resto de su vida deberá mirar nuestros nombres en su brazo y recordar que está encarcelado, que no tiene libertad y que falló su misión».

-Brian Bouton, uno de los oficiales implicados, para WNEP

Por suerte para la comunidad, este hombre de perversas intenciones no saldrá libre hasta en al menos 179 años más.

Puede interesarte