Por Vicente Quijada
26 julio, 2018

Malcom, el brasileño del Bordeaux, estuvo muy cerca de fichar por los romanos, pero los catalanes pusieron más dinero sobre la mesa.

El lunes, las redes sociales de la Roma anunciaban con bombos y platillos el fichaje de Malcom, el talentoso extremo de 21 años, proveniente del Girondins de Bordeaux. Sin embargo, sólo horas después, el panorama cambió abruptamente y el brasileño canceló el avión que lo llevaría a Italia y se subió a otro con destino Barcelona. 

El elenco blaugrana puso €41 millones sobre la mesa -superior a los €32 de los romanos- con el fin de arrebatarle la contratación a los italianos, y lo consiguieron. Al día siguiente, el ariete ya pisaba suelo catalán y era presentado por el club blaugrana, generando la molestia de sus verdugos en la última Champions.

En ese contexto, James Palotta, presidente de la Roma, declaró que no aceptaba el perdón que había ofrecido su par en España. “Ayer, el Barcelona se disculpó con nosotros, pero no acepto sus disculpas. La única forma de aceptarlos es si deciden enviarnos a Messi”, soltó entre risas, en entrevista con la radio Sirius XM.

“El Barcelona intervino de una manera poco ética. Por la mañana Monchi estaba en vídeo conferencia con el agente, el acuerdo se hizo. Tenemos la evidencia legal, así que todo parece indicar que el Burdeos será llamado a testificar”, explicó algo más serio el directivo, quien agregó que más allá de una mala intención del agente, quizás es “sólo un idiota”.

EFE

Consultado sobre la ausencia de un contrato entre la Roma y el club francés, Palotta fue tajante. “Todos los equipos saben cómo funciona esto. Hay que olvidarse del aspecto legal, no es ético y es inmoral”, espetó, para luego afirmar que la relación con el Barcelona “no se resentirá”.

“Seguiremos llegando a acuerdo con ellos en el futuro. El fútbol es así y a veces pasan estas cosas”, reflexionó el presidente. ¿Habrá revancha en el césped?

Puede interesarte