Por Camila Cáceres
18 abril, 2017

Ambos lo han vivido de cerca.

Puede que el “Lady” de Gaga sea sólo parte de su seudónimo, pero en una reciente conversación con el Príncipe William fue un verdadero ejemplo de nobleza, y no por su talento o su fama. Incluso el mismísimo Príncipe de Gales debió reconocer su admiración por la artista, quien publicó hace no mucho una carta sobre su vida con desorden post-traumático.

Stefani Germanotta ha compartido abiertamente con el mundo su experiencia con las enfermedades mentales, en total contraste con la británica costumbre de tragarse “educadamente” las emociones y no hacer “escándalo”.

Tristemente conocida es la tragedia que vivió la Princesa Diana durante sus primeros años entre Kensington y Buckingham, en parte por la tradición monárquica de evitar “sentimentalismos”. El Príncipe Harry reveló hace poco que su método para superar la muerte de su madre fue no pensar en ello.

El joven príncipe acabó con “dos años de caos” por tratar de ignorar su dolor. Si no fuese por la insistencia de su hermano, quién sabe qué hubiera pasado.

“Para mí, personalmente, mi hermano fue un apoyo gigante. Insistía constantemente que las cosas no estaban bien, que no era normal cómo me sentía, que debía hablar con alguien y que [ver a un terapeuta] estaba bien”.

Príncipe Harry

William fue testigo de las batallas que su madre y su hermano enfrentaron, y del daño que les hacía “guardar la compostura”, como “buenos ingleses”.

Ahora está totalmente dedicado a acabar con los prejuicios que nos detienen de buscar ayuda cuando tanto lo necesitamos.

El Príncipe y la cantante se reunieron usando la aplicación FaceTime, como lo harían dos amigos: William desde su escritorio y Gaga en su cocina.

Ella confesó que una de las partes más difíciles a la hora de enfrentar las enfermedades mentales era lo maravillosa que era su vida. Está increíblemente agradecida de todo lo que tiene, y quedarse en cama sin ser capaz de moverse, sin poder reunir energía para hacer las tareas más básicas, se sentía como estar “desertando”.

Ambos se concentraron en lo importante que es el simple hecho de admitir que algo anda mal.

“Para mí, lo que he aprendido hasta ahora es que es muy importante tener esta conversación. Nadie va a juzgarte por ello. Es importante acabar con ese miedo y el tabú que al final sólo empeorará la situación”.

-Príncipe William-

Las enfermedades mentales pueden ser igual de devastadoras que las enfermedades físicas. No le dirías a alguien con un brazo roto que se quede en casa a curarlo con un té de hierbas, ¿verdad?

Igual que los cabestrillos y yesos, a veces necesitamos un apoyo humano o farmacológico, y eso no tiene absolutamente nada de malo o vergonzoso.

No hay nada de malo en pedir ayuda. Y no lo digo yo: ¡Lo dice el príncipe heredero de la corona inglesa!

Te puede interesar