Por Andrés Cortés
19 marzo, 2018

Durante los años 50’s y 60’s se realizaron grandes avances médicos. Nunca imaginamos que también actos experimentales y crueles como estos. Las fotografías son impactantes.

Nuestra humanidad ha sufrido, lamentablemente, de dos guerras mundiales que han tenido una prolongada duración. Pero estos eventos, además de provocar la muerte de miles de soldados e inocentes, también tuvieron una oscura faceta de experimentos médicos que se intentaron ocultar durante mucho tiempo una vez acabada la guerra, pero poco a poco salen a la luz.

El doctor Vladimir Demikhov era un especialista soviético que tuvo su mayor apogeo durante la Guerra Fría que dividió al mundo en dos polos opuestos. Si bien fue una figura destacada en la especialidad de transplantes, realizó algunos experimentos que son bastante criticables.

Especialmente la creación de un perro con DOS CABEZAS.

El Dr. John Conte, una de las autoridades de mayor peso en el mundo sobre transplante de corazón asegura que el trabajo de Demikhov fue «ingenioso« y comprobó que «el transplante era posible» gracias a sus experimentos de la época, de acuerdo al medio The Sun.

De acuerdo a los registros, Demikhov habría creado al menos a 20 criaturas en Alemania Oriental durante los años 50’s y 60’s. Si bien la mayoría de sus bestias solo sobrevivieron unos pocos días, el más impresionante fue uno que alcanzó a vivir 29 días.

Life

Life

El experimento que acabamos de ver se realizó en el año 1956 y el doctor injertó en la parte superior de un pastor alemán un cachorro de solo 2 meses de vida. Los suministros de sangre de los animales se combinaron, mientras que ambos conservaron su propio suministro inmunológico.

Para lograr esta hazaña, Demikhov amputó la parte inferior del cuerpo del cachorro, lo que significa que el animal retuvo su corazón y pulmones. Los vasos sanguíneos vitales de los 2 perros fueron expuestos y cosidos con aguja e hilo, mientras que sus vértebras se unieron utilizando cuerdas de plástico.

Life

Pero Demikhov junto a su equipo no solo se dedicaron a crear unas especies de quimeras, sino que también se atribuyeron el primer transplante de pulmón del mundo, así como la primera operación de derivación de arteria coronaria en un animal.

A pesar de esto, su trabajo con animales es llamativo. Y cruel.

Life

Aquí puedes ver un registro de algunas grabaciones de los experimentos que realizó durante los años 50’s y 60’s.

.

Puede interesarte