Por Ghalia Naim
12 junio, 2017

Esto es lo que pasa cuando eres un discriminador.

La regla principal en cualquier servicio al público es que “el cliente siempre tiene la razón”, pero estoy segura de que hay excepciones. Un hombre fue por una hamburguesa al restaurante de comida rápida Burger King en Texas, Estados Unidos, y cuando se percató del color de piel de quienes le servían comenzó a agredirlos.

Be the breakfast you wish to see in the world. #Repost @edgar4president

A post shared by Burger King (@burgerking) on

Comenzó a arrojar todos los implementos mientras gritaba acusaciones racistas a los empleados del local.

Se puso tan violento, que el encargado debió tranquilizarlo con el dispensador de carga eléctrica.

Todo por ser afroamericanos… 

El personal debió defenderse ante la agresividad y el asunto terminó con golpes y él mismo en el suelo.

Sin embargo, después de unos minutos se retiró del sitio.

Otra clienta que se encontraba comiendo cuando sucedió todo, se encargó de grabar el video y dárselo a las autoridades.

La identidad del agresor permanece desconocida, pero no es primera vez que en la zona ocurren esta clase de situaciones.

Cualquier acto racista debería ser penado. Todos somos iguales, ¡esto debe parar!

¿Qué piensan de esto?

Puede interesarte