Por Daniela Morano
12 Abril, 2017

Sólo dos mujeres caucásicas habían sido vistas tatuadas antes de ella.

Arriba del cuello parece una mujer de la era victoriana común y corriente, pero más abajo podría pertenecer al siglo XXI. Maud Wagner es la primera mujer tatuadora reconocida en los Estados Unidos. En 1907 su cuerpo estaba cubierto de tatuajes que su esposo diseñó, muchos inspirados en tierras lejanas que él mismo visitó mientras era un mercader.

Wikipedia

Desde entonces que pasaron a formar parte de un pedazo enorme de lo que es la cultura mainstream.

Antes de conocer a su esposo, Maud era una contorsionista que trabajaba en un circo que hacia tours por el país. Fue ahí cuando conoció a Gus Wagner, quien la introdujo al mundo del tatuaje.

Seaport Museum

Él mismo tenía más de 300 tatuajes en su cuerpo. Decía haber aprendido la técnica de tribus en Java y Borneo, en el continente asiático.

Después de varios años, se casaron y tuvieron una hija llamada Lotteva, quien también se convirtió en tatuadora. 

Seaport Museum

Casi todos los tatuajes en el cuerpo de Maud fueron hechos por su esposo. La mayoría eran criaturas salvajes y mitológicas, plantas exóticas, mujeres indígenas.

Sin embargo y lamentablemente, no existe ningún registro de los tatuajes que Maud diseñó.

Seaport Museum

Antes de ella, ninguna mujer había entrado en este círculo dominado principalmente por hombres. 

Te puede interesar