Por Andrés Cortés
29 marzo, 2018

Una mujer como cualquier otra que se transformó en algo peor que un animal de feria. Incluso luego de su muerte fue exhibida al ojo humano.

La vida en África nunca ha sido fácil y hace 2.600 años era aún más complicada que en la actualidad. Resulta increíble creer que luego de múltiples viajes, exploraciones, descubrimientos y el impresionante avance de la globalización aún existan tribus que poco y nada de contacto han tenido con el hombre moderno.

No las culpamos, pues ella saben que el hombre blanco no ha sido amable con su gente. O al menos, no lo fue con la tribu Khoikhoi.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

El primer contacto que este pueblo tuvo con el hombre blanco fue gracias a los portugueses y holandeses que colonizaron África a principio del siglo XVII. Si bien en un comienzo la tribu y sus mujeres fascinaron al hombre occidental, lo que ocurrió después no tuvo un final feliz.

Las mujeres Khoikhoi

La tribu Khoikhoi difieren de otras tribus africanas porque sus mujeres tienen un curioso rasgo genético: glúteos extremadamente grandes.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Esta característica genética se llama esteatopigia, la cual cosiste en una excesiva acumulación de grasa en los glúteos. Libros aseguran que incluso habían mujeres de la tribu que poseían traseros de casi un metro de diámetro.

De acuerdo a algunos estudios antropológicos, esta característica física era habitual entre las primeras poblaciones humanas, especialmente en las mujeres que datan desde el neolítico.

Famosa es la figura de Venus de Willendorf que data entre el 28.000 y 25.000 A.C la cual describiría a la perfección este tipo de féminas, de acuerdo a NYTimes.

WikiMedia

Venus de Hotentote

Esta peculiar característica hizo que las mujeres de Khoikhoi no pasaran desapercibidas para el hombre blanco, quienes rápidamente las comenzaron a comercializar como esclavas.

Si bien la mayoría de estas fueron utilizadas para trabajos domésticos, existió el caso de una que pasó a protagonizar una humillación histórica: La Venus de Hotentote.

Saartjie Baartmann nació en 1789  y creció como una mujer libre hasta 1810, hasta que un grupo de esclavistas mataron a su padre y a su marido. Los hombres la examinaron y se percataron que tenía un enorme trasero y unos genitales igualmente desproporcionados.

Ese mismo año fue vendida a un doctor británico que, luego de ver sus atributos, decidió llevarla a Londres en donde comenzó su infierno, pues la obligaron a trabajar en un circo de rarezas en Piccadilly.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

El nombre de Saartjie Baartmann fue reemplazado por apodos más atrayentes para el público como la “Venus de Hontentote”, “Reina Africana” mientras la describían como un fenómeno de la naturaleza, curiosidad científica o simplemente un monstruo.

Lo cierto es que Saartjie fue expuesta a múltiples vejaciones y humillaciones, tratada como un animal de zoológico bajo lascivas y morbosas miradas. Y su tortura duró años.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Luego de 4 años fue trasladada a París en donde su vida no mejoró. Continuó siendo un objetivo de entretención hasta que el público se aburrió de ella y debió recurrir a la prostitución para sobrevivir.

El año 1815 fue el fin a la tortura de Saartjie Baartmann, donde a sus 25 años, debido a una “enfermedad inflamatoria y eruptiva” falleció. Estos síntomas posiblemente se atribuyen a una sífilis que probablemente contrajo en su nueva profesión.

Pero este no fue su descanso.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Luego de su muerte, un científico francés compró su cadáver. Sí, lo compró. Con él hizo un molde de yeso de su cuerpo y luego la diseccionó, conservando su esqueleto y su cerebro, junto con los atributos sexuales que la hicieron famosa,  con el fin de que sean expuestos en el Musée de l’Homme en París.

160 años más tardes Venus de Hotentote continuaba siendo objeto de las miradas del público y solo en 1974 fue retirada de esta macabra galería del museo.

El año 2002 el presidente Nelson Mandela finalmente repatrió los restos mortales de Saartjie y recibió el merecido descanso eterno en la tierra en la que, en algún momento, fue libre.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

.

Puede interesarte