Por Daniela Morano
5 noviembre, 2018

Consultaron a varios doctores pero sólo una supo ayudarlas, y en poco tiempo fueron la primera pareja del mismo sexo en llevar a cabo un embarazo de este tipo con éxito.

Concebir y dar a luz a un bebé no es tan simple como parece o como uno aprende en su juventud. No todas las mujeres tienen un cuerpo preparado para acarrear a otro ser vivo. Algunas pueden pasar años intentando quedar embarazadas e incluso si lo logran, no siempre están libres de problemas. Otros casos son las parejas del mismo sexo, quienes deben optar por la fertilización In Vitro para tener un hijo/a propio/a.

Ashleigh y Bliss Coulter se enamoraron y casaron el 2015, y una de las cosas que sabían con certeza era que ambas querían formar una familia. Ambas querían acarrear un hijo de las dos, pero Bliss no quería dar a luz. Para un proceso como ese -en el que ambas pudiesen llevar al mismo niño en su vientre- se necesitaría un procedimiento distinto a los tradicionales tratamientos de fertilidad.

Bliss Coulter

Bliss, de 37 años, le contó a People que sabían que “la tecnología y la ciencia no estaban para eso”, agregando que querían hacer todo lo posible por ambas estar involucradas en el proceso.

Normalmente, una de las dos lleva al bebé -es decir, queda embarazada- y para eso se utiliza a un donante de esperma. Visitaron a varios doctores para buscar otra alternativa, y sólo una las ayudó. La doctora Kathy Doody y su esposo Kevin Doody trabajan en una clínica de fertilidad en Texas.

“Estábamos conversando una noche en casa y dije, ‘saber, creo que podríamos hacer esto en parejas del mismo sexo’. Y Kevin dijo, ‘creo que estás en lo correcto. Creo que podríamos'”.

Bliss Coulter

La esperma y los óvulos de Bliss fueron puestos dentro de un equipo llamado InvoCell, un aparato que se aloja en el cuerpo durante 5 días para generar la fertilización y así se desarrolle el embrión.

“Los óvulos fueron fertilizados en su cuerpo y cuando regresaron 5 días más tarde, quitamos el aparato y los congelamos en una cápsula”, explicó Doody.

Bliss Coulter

Unos días después fueron transferidos al cuerpo de Ashleigh. Al primer intento tuvieron éxito.

“Fue un gran embarazo. Extraño estar embarazada”, comentó Ashleigh, de 29 años.

Su hijo, Stetson Lane Coulter nació con buena salud. “Estamos acostumbrándonos a ser madres. Es increíble, tiene mucha personalidad”.

Puede interesarte