Por Alejandro Basulto
26 julio, 2019

“Queremos llamarla Tillie, pero me ha llamado la atención que tu perro se llama Tilly, y apreciaría mucho que le cambiaras el nombre. Obviamente, entenderás que mi hija no puede tener el mismo nombre que un perro”, le dijo la mujer.

Elegir el nombre del hijo, es un momento súper especial, como también muy difícil para los padres. Es la ocasión para elegir como tu pequeño será llamado para siempre desde que nazca.  Una decisión importante, en la que hay papás y mamás, que no le toman el peso debido, poniéndole nombres acorde a modas que afectará a su hijo, o simplemente, también hay quienes exageran al momento de darle seriedad al asunto.

Lindsey Ocker

Debido que mientras muchos, simplemente eligen un lindo nombre que se les venga a la mente, o uno que esté relacionado con la familia o algún significado que les parezca valioso y característico. Hay padres que llegan a ser neuróticos y hasta celosos a la hora de la elección del nombre de sus pequeños retoños, molestándose hasta por el hecho de que su bebé tenga el mismo nombre que un perro que tal vez nunca lo conozca en persona.

Y lo que le pasó a Jennay es un buen ejemplo de esto último. Debido a que una embarazada, a quien no conocía, le pidió que le cambiara el nombre de su perrita Tilly, debido a que ella quería ponerle el mismo nombre a su hija. Ella, en una reacción normal, dijo que no lo encontraba necesario. A lo que la señora embarazada reaccionó de manera airada, despidiéndose Jennay de ella al poco rato.

Facebook Jennay
Facebook Jennay
Facebook Jennay

Posteriormente, Jenny recurrió a las redes sociales, para pedir consejos sobre cómo enfrentarse a una petición tan inusual como la que enfrentó.

Twitter
Twitter
Twitter

Además, para argumentar a favor de compartir el nombre con un perro, algunos usuarios de las redes sociales contaron sus anécdotas sobre lo que es llamarse igual que un simpático perrito.

Twitter
Twitter
Twitter

Puede interesarte