Por Daniela Morano
13 septiembre, 2018

Olvídate de Steve Jobs. ¿Te suena AliExpress? Jack Ma es el creador de ese imperio. Y hace casi 20 años atrás, él tenía que motivar a sus amigos para alcanzar juntos el éxito. “Si tenemos el espíritu de (trabajar) de las 8:00 a las 17:00, entonces deberíamos rendirnos y hacer otra cosa”, vociferaba Ma como arenga.

Cuando uno piensa en personas millonarias estas suelen ser primero, hombres, y segundo, empresarios. Y siempre, por alguna razón, son hombres que comenzaron su historia siendo muy jóvenes, ambiciosos por lograr algún tipo de éxito o dejar una marca profunda en la historia del mundo. Lo han logrado, aunque no sin esfuerzo y motivación.

Quienes jamás han oído el nombre Jack Ma quizás sí conocen el nombre de Alibaba, una corporación multimillonaria especializada en comercio de ropa, internet, y productos tecnológicos. Son dueños del llamado Ebay chino, Aliexpress y varios negocios en Internet basados en China, siendo ellos responsables del 60% de los paquetes entregados dentro del país.

AP

Para llegar a ser quien es hoy, Jack Ma debió mantener a sus empleados tan motivados como lo estaba él a sus 17 años, cuando creó Alibaba en su habitación junto a un grupo de amigos. Pero antes, debía convencerlos de unirse a él en este emprendimiento.

AP

Uno de los factores más importantes en alguien con esta cantidad de poder es su habilidad para convencer a otros a través de la palabra, y Jack Ma no es la excepción. En un video grabado en 1999, este demuestra que para llegar a dónde él está hoy, hay que planear.

“¿Qué pasará con Alibaba en el futuro?”, les pregunta. Él mismo responde: “Somos un sitio chino, pero creo que nuestra competencia no son los nacionales sino los extranjeros”.

AP
AP

Ma tenía razón. Hoy en día compite contra los grandes de Sillicon Valley.

Pero nada de eso habría sido posible si no trabajaban más de lo que una persona normal lo haría. “Si entramos a trabajar a las 8am y nos levantamos a las 5pm, no somos una compañía digital. Y Alibaba nunca será exitoso”, le dice a sus amigos. “Si tenemos el espíritu de las 8 a las 5 entonces deberíamos rendirnos y hacer otra cosa”.

Algunos pensarán que explotaba a sus empleados, aunque para comenzar y tener éxito con un emprendimiento se requieren este tipo de esfuerzos.

 

Puede interesarte