Por Catalina Yob
18 junio, 2018

Luego de que sus padres son detenidos y perseguidos penalmente, los menores son trasladados hasta refugios, en donde yacen hacinados y sin la certeza de volver a verlos.

Sin tener conocimiento de lo que les depara en los minutos posteriores al ingreso de la frontera estadounidense, cientos y miles de familias latinoamericanas viajan durante semanas para llegar a Estados Unidos con la esperanza de huir de la pobreza y la violencia instaurada en sus países de origen. 

En lugar de ejercer su derecho a migrar, los adultos son detenidos e incluso encarcelados, mientras que los menores de edad son forzados a separarse de sus familias. Las nuevas políticas migratorias, implementadas por el presidente Trump, no sólo han endurecido los castigos a quienes traspasan los límites fronterizos de manera ilegal, sino que además son las culpables de la separación de miles de niños inmigrantes, quienes son arrebatados a sus familias luego de enfrentar el control policial fronterizo. 

De acuerdo a el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, al menos 1.995 menores de edad han sido separados de sus padres y/o familias en sólo seis semanas y bajo la política de tolerancia cero de la administración de Trump.

Univision

Sin importar la edad, los niños y adolescentes pasan a estar bajo el tutelaje del Departamento de Salud y Servicios Humanitarios, el cual se ocupa de su traslado hasta centros de detención u hogares de acogida. Allí deben aguardar semanas e incluso meses para postular a una familia adoptante o hasta que sus padres sean liberados de prisión o puedan aclarar su situación legal. Sin tiempo para explicarles la situación, los miles de padres deben aceptar la idea de dejar a sus hijos completamente a la deriva y sin tener certeza de que podrán volver a verlos en el futuro cercano. 

«Es inadmisible»

El precipitado aumento de menores inmigrantes «sin compañía», ha desencadenado una verdadera tormenta en Estados Unidos y el mundo, especialmente luego de la viralización de videos e imágenes que revelan el paupérrimo estado que existe al interior de los centros de acogida y/o detención a donde son llevados los niños y adolescentes. 

Una de las personas que se ha manifestado en contra de la discriminada separación que hoy sufren las familias migrantes ha sido Melania Trump. Rompiendo el habitual silencio que mantiene entorno a políticas públicas implementadas por su esposo, la Primera Dama de Estados Unidos ha manifestado su rechazo por el ejercicio de separar a los menores de sus padres y emplazó a ambas partes a actuar de forma urgente.

«La señora Trump odia ver a niños separados de sus familias y espera que ambos lados del arco político se pongan de acuerdo para lograr una reforma migratoria satisfactoria. Ella cree que necesitamos ser un país que siga todas las leyes, pero también un país que gobierne con el corazón», explicó Stephanie Grisham, directora de comunicaciones de Melania. 

USA Today
USA Today

Ante esto, el Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, declaró inadmisible la práctica que hoy lleva a cabo el gobierno de Estados Unidos, el cual ha separado a más de 10.000 niños de sus padres desde la implementación de las nuevas políticas migratorias.

De acuerdo a su intervención en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Estados Unidos estaría perpetrando un «abuso a menores», el cual podría provocar «daños irreparables» y «consecuencias de por vida» en los menores de edad.

«Pensar que un Estado busca disuadir a los padres infligiendo tal abuso a los niños es inadmisible», sentenció Ra’ad.

De igual forma, el senador demócrata por el Estado de Oregon, Jeff Merkley denunció que la separación forzosa de los niños con sus familias es «totalmente innecesario», ya que éstos pueden permanecer junto a sus padres mientras éstos esperan una audiencia para resolver su situación en el país. 

«Lo que estamos haciendo como país está causando un daño enorme estos niños y sus padres, cuando es totalmente innecesario mientras están esperando por su audiencia para obtener asilo. Esos niños que han sido separados de sus padres ya están traumatizados», acusó.

Business Insider

La preocupante cantidad de niños que hoy se encuentran a la deriva en Estados Unidos, sufrió un escandaloso aumento desde el mes de mayo, fecha en la que el fiscal general Jeff Sessions determinó que todos los migrantes que intentaran cruzar la frontera de manera irregular, serían detenidos. Esto ha sobrepasado la capacidad de los distintos recintos que dispone el gobierno para acoger a los menores de edad, cuyos padres fueron detenidos por agentes policiales, lo que ha ocasionado que éstos coexistan hacinados y sin espacio para su normal desarrollo. 

En los últimos días y luego de que la Patrulla Fronteriza de Texas permitiera a un grupo de periodistas ingresar a uno de los recintos que fue levantado en dicho Estado, se descubrió que muchos niños residen en especies de jaulas, en las cuales viven incluso 20 menores de edad. Allí, deben aguardar el reencuentro con sus padres, el cual no siempre llega a concretarse a raíz de la inexistencia de registros que puedan vincularlos. 

Puede interesarte