Por Alejandro Basulto
15 mayo, 2020

Un fenómeno meteorológico y óptico que ocurre en muy pocas ocasiones.

Mientras todas las personas se encuentran seguras y encerradas en sus hogares, producto de las medidas que se han tomado ante la pandemia del COVID-19, la Tierra cada vez parece ser más distinta y sorprendente.

@ortega_yunet/Twitter

Porque sumado a la aparición de diversas especies animales que hace tiempo no se veían, o de la invasión de insectos como las avispas asiáticas y las polillas gitanas en diversos rincones del mundo, también se le han sumado fenómenos atmosféricos, como es el caso de una reparación de un hoyo en la capa de Ozono en el Árticoy recientemente, la aparición de un halo alrededor del Sol.

@ortega_yunet/Twitter

Fenómeno meteorológico y óptico que pudo apreciarse tanto en Nicaragua como en Cuba al menos, si es que no se pudo observar en todo Centroamérica y la gente se lo perdió por estar preocupada en otras cosas. Junto con el calor abrumador que ha hecho en esos países en estos días, además se vio al Sol rodeado de un anillo con un rango que tiene diferentes colores.

@ortega_yunet/Twitter

Este fenómeno es producido por la refracción de los cristales de hielo que están en suspensión en la troposfera, ocasionando que se genere un aro alrededor del Sol, que puede tener colores que van desde los rojos, verdes y hasta los violetas. De hecho, muchos pensaron que se trata de una especie de arcoíris, pero no es así, es otro fenómeno meteorológico como todos los otros que se producen en la troposfera.

Al halo solar también se le llama antelia y es un efecto óptico meteorológico que se produce por el paso de la luz por una nube a la que se le denomina «cirrus». Es importante saber que no hay que alarmarse con estos fenómenos atmosféricos, debido a que no son ningún presagio ni nada parecido, sino que solo efectos naturales que tienen una explicación científica detrás.

Puede interesarte