Por Felipe Costa
13 noviembre, 2020

Los animales fueron un factor importante para el transcurso de la guerra, millones murieron en el campo de batalla y merecen un reconocimiento.

En las guerras no hay vencedores, solo gente que sufre. Esta frase podríamos quizás cambiarla un poco y en vez de referirnos solo a gente, hablar de seres, incluyendo a todos aquellos seres vivos que también son parte de la destrucción a causa del humano. Tantos animales que se ven perjudicados y que han sido enviados al frente a morir, deberían merecer un justo reconocimiento.

Pues en Francia quieren llevar a cabo un acto, aunque simbólico, muy importante para los soldados más olvidados, que son los animales de guerra, pues por parte de algunos municipios y organizaciones francesas, quieren proponer un proyecto que homenajee de alguna forma a los millones guerreros no humanos que fallecieron durante la primera gran Guerra Mundial.

Fondation 30 Millions d’Amis

Se trata de aquellos animales que estuvieron en el frente de batalla, como los caballos, las palomas mensajeras, los burros de carga, e incluso gatos, todos quienes cumplieron un rol fundamental aunque olvidado.

Se dice que durante la Gran Guerra, murieron al rededor de 10 millones de soldados, pero nadie cuenta la increíble suma de animales que llega incluso a compararse con la de humanos.

Fondation 30 Millions d’Amis

Se cree que al menos 8 millones de caballos pisaron el terreno de guerra, junto a unos 100 mil perros y 200 mil palomas mensajeras que sobrevolaron las zonas de combate. Eric Baratay, historiador y especialista en historia animal afirma que la guerra fue distinta especialmente por el factor animal, pero que los libros tienen olvidados.

“La realidad es que no sabemos exactamente el número de animales que han estado en el frente. Los registros han sido destruidos. Sin embargo, podemos decir que el 40% de los equinos murieron durante la Gran Guerra”.

–Eric Baratay a 30millionsdamis

Los perros por ejemplo sirvieron como guías y encontraron heridos en el campo, además de ser excelentes guardianes en las trincheras. Como mensajeros también pagaron un precio muy alto al tener que atravesar las zonas de batalla. Además funcionaban como mascotas, es decir compañeros emocionales junto con los gatos, para apaciguar los duros traumas de la guerra.

Fondation 30 Millions d’Amis

La fundación 30 Millions d’Amis, junto con distintas organizaciones animalistas han querido llevar la petición a la capital francesa, París, con motivo de levantar un monumento que haga justicia a los animales caídos en guerra.

Fondation 30 Millions d’Amis

Lamentablemente, se topan con obstáculos, si bien hay ciudades como Yerres que han rendido homenajes a los animales, en París se ha abierto todo un debate a si sería pertinente instalar un monumento resaltando a los animales, pues la guerra es cosa de humanos. Frente a esto han aparecido políticos a favor de la propuesta señalando que homenajear a los animales no significa para nada contrarrestar los logros de los soldados humanos.

“Cuando somos sensibles al sufrimiento de los animales, también somos sensibles al sufrimiento de los seres humanos”.

–Jacques Boutault, político a 30millionsdamis

Actualmente en Francia son pocos los monumentos que homenajeen a los animales de la Gran Guerra, algunos incluso financiados por otros países, como Reino Unido o Australia.

Puede interesarte