Por Luis Lizama
25 septiembre, 2020

Los beneficios que podría traer esta medida son muchos, sobre todo considerando la actual pandemia: mejora el ambiente de la clase, el bienestar de los alumnos y previene contagios.

El coronavirus ha obligado a nuestra sociedad a cambiar, a buscar nuevas maneras de relacionarse, de gobernar, educar, etc. Todo se ha visto afectado por la pandemia y probablemente ya nada será como antes. Si de clases hablamos, los establecimientos de educación han debido utilizar la tecnología, sin embargo, en el viejo continente ha surgido una nueva tendencia.

En Holanda, en la University College Roosevelt (Middelburg), han comenzado a dictar lecciones al aire libre, sobre todo para evitar la “miseria digital”. Se organiza y lleva a cabo  en algún parque, plaza o estacionamiento. Nadie queda afuera (como si ocurría con las clases virtuales) y además podría traer muchos otros beneficios. Están siendo pioneros en educación.

Acá puedes ver un video de la clase: (*Advertencia, el video está en idioma portugués*).

La idea es evitar el número de clases virtuales que se dictan diariamente: Se cree que podrían acarrear muchas cosas negativas, más que positivas. El aprendizaje se ve mermado y sujeto a muchos factores, como la calidad del Internet, el aparato tecnológico y otros problemas. 

Esta otra alternativa, en cambio, podría traer diversos beneficios.

AFP

En la imagen puede verse a un curso tomando su lección a los pies de la iglesia de Middelburg, con el profesor de ciencias en el centro, como si de una charla se tratara, dejando atrás las tradicionales y restrictivas aulas. 

“Es realmente genial porque podemos vernos sin pantallas ni interfaces digitales. Es más relajado, tienes la impresión de no estar en clase”.

Espero que esto siga incluso cuando el virus haya desaparecido. Estoy seguro de que seguiremos dando muchos cursos en el exterior”.

Comentó el profesor Edward Nieuwenhuis a AFP.

Evidentemente que también hay distracciones, como los vehículos de limpieza, personas caminando y conversando constantemente y el siempre distractor ruido de la ciudad. Según informa el medio France 24. 

AFP

Este novedoso proyector surgió como una opción al coronavirus, que relegó a los alumnos a sus hogares. Ya con la situación un poco más controlada, se puede utilizar los espacios públicos respetando las medidas de seguridad. 

¿Crees que podría funcionar en otros países? ¿Será esta una nueva revolución de la educación?

Puede interesarte