En Navidad las mexicanas se arrodillaban ante sus esposos y pedían perdón por “errores cometidos”

Una costumbre navideña, para que el marido “festejara” ante la total sumisión de su esposa. Esto se dio durante un periodo llamado “porfiriato”.