Por Felipe Costa
1 abril, 2021

La medida anunciada por el gobernador Andrew Cuomo, hace lícito el porte, venta, plantación y consumo de cannabis en todo el estado de Nueva York para los mayores de 21 años. Además de acabar con parte del narcotráfico, el fisco se beneficiará en millones gracias a los nuevos empleos.

La marihuana, una planta cuya producción y consumo ha estado prohibido desde hace hace varias décadas en muchos países del mundo, parece ir ganando cada vez mayor aceptación gracias a estudios comparativos con otras drogas, su seguridad y repercusión en el cuerpo humano. Luego de meditarse bastante, el estado de Nueva York, encontró que habían más beneficios que perjuicios en su legalización, por lo que a partir de ahora, su uso recreacional ya es una realidad permitida, comunicó el gobernador Andrew Cuomo.

Governador Andrew Cuomo – Reuters

La verdad, es que este tipo de estupefaciente no solo era legal en gran parte de occidente antes del siglo XX, sino que de alto consumo, por sobre todo en la clase alta de Estados Unidos, pero a mediados del 1900, una serie de impuestos comenzaron a atacar la venta y producción de cannabis. Muchos apuntan directamente a su rival, la industria tabacalera.

Pero tras casi 100 años de su entrada en las lista negra de estupefacientes, Nueva York toma nuevamente el rumbo a la permisividad y un proyecto de ley convertirá a este estado en el decimoquinto de Estados Unidos en aprobarla.

Apoyo – Pixabay

Su uso estará permitido en todo aquellos sitios de carácter privado o que sean equivalentes a un salón, es decir, que aunque se permita comercializar, regalar y plantar, no está autorizado fumar dentro de un restaurant al igual que sucede con los cigarros. En cuanto a los sitios públicos, su consumo puede ser en lugares abiertos o cerrados donde esté ya permitido fumar.

Eso sí, su transporte hasta ciertas cantidades no puede ser multado. En el caso de la planta, se pueden poseer hasta 85 gramos y en su equivalente concentrado, solo de 24 gramos. Quien sea que posea, cargue, plante compre o consuma, deberá ser mayor de edad, eso quiere decir, en Estados Unidos, tener al menos 21 años.

Apoyo – Pixabay

La ley no solo apunta a su autorización, sino también a la creación de nuevos empleos, negocios y oportunidades de emprendimiento, abriendo un campo que parte desde la plantación de cannabis, hasta su venta autorizada.

Apoyo – Pixabay

La economía mira además con buenos ojos esta legalización, puesto que se estima que, únicamente de la venta, se recauden aproximadamente 350 millones de dólares en impuestos y otros miles de millones en ganancias anuales.

Pero no solo la economía se beneficiará de esto, desde el aspecto penal, son miles de jóvenes considerados no blancos que cada año son sentenciados por la venta, porte o consumo de cannabis. El gobernador Andrew Cuomo, aseguró que buscará que los antecedentes penales de aquellas personas queden limpios o al menos una reducción en aquellas sentencias que hayan involucrado la marihuana.

Apoyo – Pixabay

Con esta nueva normativa, serán cientos de miles los beneficiados, no solo para su libre uso recreacional, sino además un mayor acceso a personas que deseen ocupar el cannabis terapéuticamente. Los puntos de venta serán totalmente establecidos y regulados, permitiendo acabar con la violencia generada en torno a esta droga.

Puede interesarte