Por Constanza Suárez
12 diciembre, 2019

Las personas insertan una botella de plástico en la máquina y reciben el boleto en sus teléfonos a través de una aplicación.

Cada minuto se compra un millón de botellas de plástico en todo el mundo y el número aumentará en un 20% para 2021, creando una crisis ambiental que algunos activistas predicen que será tan grave como el cambio climático.

En Roma, Italia ahora se puede intercambiar botellas de plástico usadas por boletos de metro o autobús, como una medida para ayudar al medioambiente y al bolsillo de los ciudadanos. 

Reuters

Las personas pueden insertar una botella de plástico en la máquina para recibir el boleto en sus teléfonos inteligentes a través de una aplicación. El programa “+ Ricicli + Viaggi” (reciclaje y viaja) ofrece cinco centavos por cada botella.

A través de la aplicación MyCicero, los usuarios pueden escanear su código de barras personal en una máquina de reciclaje especial, insertar botellas de plástico vacías dentro de un compactador y comprar digitalmente viajes, informó Euro News.

Pixabay

Un boleto estándar, válido para un viaje en metro o 100 minutos en todos los autobuses que permiten transferencias, cuesta 1.50 euros, por lo que 30 botellas serían suficientes para pagarlo.

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi -quien impulsó la medida- aseguró que su ciudad es la primera capital europea en instalar tales máquinas. 

Pixabay

Y aunque esta medida ayuda, no es la solución al gran problema de basura que enfrenta la ciudad. Toneladas de residuos quedan en las calles, con moscas deambulando, y los contenedores se desbordan a diario. 

 

 

 

 

Puede interesarte