Por Fernanda Peña
8 Junio, 2017

Y luego, claramente, tuvo su merecido.

Un negligente hombre, visitante de una legendaria atracción turística en Guizhou, China, encendió la indignación del mundo entero tras la divulgación del video de una cámara de seguridad en el que aparece destrozando, en cuestión de segundos, una estalagmita (formación rocosa y puntiaguda, producto de la precipitación de minerales) que tardó miles de años en formarse.

El incidente ocurrió el pasado 29 de mayo. Mientras los maravillados asistentes sacaban fotografías de este espectáculo natural, el ocioso sujeto derribó a patadas una pieza de casi 30 centímetros de alto.

Al ver el indignante registro, el administrador de la cueva contactó al Departamento de Seguridad Pública, quien se encargó de investigar y dar con el responsable.

Poco tiempo después, las autoridades capturaron a un hombre llamado Yinjiang Zhang, a quien acusaron de destruir el patrimonio natural.

Ahora Zhang deberá pagar una multa de $ 73,44 dólares. Pero todavía indignados, los oficiales decidieron darle 10 días adicionales de detención, porque la multa “no era un castigo suficiente”.

¿Hasta cuando con la gente insensata? Opino que semejante acto de idiotez debió ser castigado con mayor severidad.

 

Te puede interesar