Creyeron que quería castigarlo… pero había algo muy importante que advertir.

Imagínense lo que sintió esta madre al encontrar a su hijo sin poder levantarse del suelo en mitad de la tarde. Estaba acostado en su patio y cuando ella intentaba levantarlo, el decía que solamente estaba algo cansado. Ya dentro de su hogar, comenzó a tener dificultades para hablar y luego vomitó. La mujer llamó enseguida a una ambulancia sin entender qué sucedía.

En el hospital -luego de pensar que podía ser meningitis o un accidente cerebrovascular- descubrieron que el chico de 12 años había consumido alcohol… tanto, que casi alcanzaba el triple del límite legal para manejar.

¿Pero cómo? Si su hijo venía llegando de la escuela, a una hora que indicaba que no se había desviado a ningún lado… pues sí, había sido en la escuela.

Irving of Exeter

Tras contactarse con la escuela y hablar con algunos compañeros, descubrió que algunos chicos de la clase estaban entrando vodka en botellas de Coca Cola, y desafiaban a otros a beber varios shots.

Eran conocidos como “los populares” de la clase… y tenían apenas 12 años.

Pixabay

Entonces la mujer decidió compartir la fotografía de su hijo en el hospital en sus redes sociales. No, no quería avergonzarlo ni castigarlo, quería advertirle al resto de los padres la terrible situación que se vivía en la escuela, para que nadie volviera a pasar un susto tan enorme.

“Si bien he sido madre por casi 13 años, estas fueron las peores 24 horas que he enfrentado en toda mi vida”.

Irving of Exeter

Luego de que el chico también admitiera lo sucedido, le contó a su madre que quería impresionar a sus compañeros y por eso había bebido tanto. Ella no puede creer que por eso casi muere. Pero tras ser internado, quedó fuera de peligro.

Ahora sólo espera jamás volver a vivir algo así… y creo que todos coincidimos con ella en eso. Siempre repudiaremos cualquier caso de bullying, porque este tipo de presiones también lo son. 

Te puede interesar