Por Camila Cáceres
18 Abril, 2017

Servían para identificar a los caídos durante la Segunda Guerra Mundial.

Dan Mackay tiene uno de los hobbies más interesantes que puede tener alguien: es un verdadero cazador de tesoros. Solía pasar todo su tiempo escarbando territorios donde alguna reliquia había sido encontrada, dando con preciosos objetos de tiempos casi olvidados. Sin embargo, ahora está en la búsqueda de algo mucho más valioso que una antigüedad.

SWNS

Estaba hurgando cerca de un cañón antiaéreo que se había utilizado por los ciudadanos durante la Segunda Guerra Mundial, cuando su detector de metales sonó la alarma: tras escarbar por unos minutos dio con lo que primero le parecieron miles de monedas.

Eran miles, pero se trataban de placas identificatorias. 14 mil, para ser más exactos.

Todas se remitían a la guerra contra el nazismo, con siglas y apellidos de hombres que arriesgaron o incluso dieron sus vidas por proteger algo en lo que creían. Mackay decidió tratar de encontrar a sus dueños o sus familias.

Su primer obstáculo fue la mismísima legión británica, quienes se negaron a darle cualquier tipo de información.

Mackay debió remitirse a utilizar el Internet para ubicar a las familias de sobrevivientes, ocho de las cuales ha encontrado y reporta que lo han recibido con mucha emoción. Incluso lo han contactado desde varios países diferentes. Quiere que todas las placas vuelvan donde corresponden.

“Se comienza a sentir como un trabajo a tiempo completo— y ciertamente no uno que haga la gente normal. Pero estamos desesperados por regresar estas placas y recorreré todo el país si es necesario”.

Dan Mackay

¡Verdaderos tesoros!

Te puede interesar