Por Diego Aspillaga
17 enero, 2020

La pequeña Matilda, de 3 años, apareció a 3,5 kms de su casa. Su fiel mascota estuvo con ella durante toda la emergencia, la ayudó a calmarse y la acompañó hasta que llegó la ayuda.

Matilda y su perrito jack russel son inseparables. El animal ha estado con la pequeña de 3 años desde que ella nació y nunca ha abandonado su lado. Ambos viven en una granja en en la región de Pilbara, Australia, y cuentan con un patio trasero gigantesco que aprovechan para vivir aventuras todos los días.

A pesar de su corta edad, la pequeña está tan acostumbrada a estar afuera con su perro que sus padres no se preocupaban tanto cuando ella salía. Ellos sabían que el jardín y el campo eran seguros y que su perrito siempre iba a estar con ella, vigilándola.

Pero la seguridad de su granja se vio seriamente comprometida esta semana cuando una gran tormenta azotó las costas occidentales del país. De miles de metros de pastizales y colinas, sólo 600 metros quedaron sobre el agua luego de una inundación provocada por las lluvias. 

Noreena Downs Station

Desgraciadamente para Matilda y su familia, nadie notó que la niña estaba afuera cuando comenzó a llover y cuando se dieron cuenta, ya era demasiado tarde. Los padres de la niña estaban aislados en su casa, la que parecía una isla entre medio de torrenciales ríos de barro. Cuando notaron que ni la niña ni su fiel mascota estaban en la casa, asumieron lo peor.

Las corrientes eran fuertes, aún llovía y empezaba a caer el sol. Desesperados, los adultos llamaron a la Policía para que los ayudara a buscar a su hija antes de que fuera demasiado tarde. A penas recibieron la información, los uniformados desplegaron todos sus recursos para encontrar a la niña y a su pero con vida. 

Noreena Downs Station

El superintendente de la policía de Pilbara, Kim Massam, dijo a que creía que Matilda había quedado atrapada por el aumento del agua del arroyo. «Creemos que Matilda había caminado a través de un lecho del arroyo, que estaba cerca de su casa [pero] ese arroyo se levantó debido a las fuertes lluvias en el área, atrapando a Matilda al otro lado del arroyo desde la granja«, dijo a ABC NEWS.

Cada minuto que pasaba era vital. Patrullas, equipos de rescate e incluso un helicóptero fueron enviados para cubrir la mayor cantidad de terreno y dar con el paradero de la pequeña. Pero a pesar de todo el esfuerzo, los minutos se transformaban en horas y los desaparecidos aún no eran encontrados. 

A los padres de Matilda no les quedaba más que rezar. Ya era de noche y las temperaturas bajaban bruscamente. Si su hija estaba viva, era seguro que estaba mojada y que estaba pasando mucho frío. Esa noche no pudieron dormir, necesitaban un milagro. Lo que ellos no sabían es que el día siguiente los sorprendería con buenas noticias.

@Bobbafet192

Esto porque a primera hora de la mañana les confirmaron que habían encontrado a Matilda en buenas condiciones, y que su perro estaba junto a ella. La niña estaba a 3,5 kilómetros de su casa y fue localizada por un helicóptero que pudo bajar inmediatamente a tierra para rescatarla. Estaba cubierta de barro, desorientada y con mucho frío, pero estaba bien.

WA Police

El superintendente Massam dijo que todos los involucrados en la búsqueda estaban eufóricos cuando se encontró a Matilda. «Es una sensación increíble. He tenido a mi equipo por teléfono simplemente eufórico, solo podía imaginar lo emocionada que estaba la familia», dijo.

Además de felicitar a su equipo, el hombre también se tomo unos minutos para felicitar al pequeño perro familiar, quien acompañó y mantuvo a salvo a su pequeña dueña.

«Ese pequeño cachorro se quedó con ella todo ese tiempo, junto a ella durante lo que fue una noche sin refugio», afirmó.

Pixabay

La última aventura de Matilda fue la más peligrosa de todas, pero gracias a la rápida acción de la Policía, su experiencia en el campo y a su fiel mascota, la niña salió victoriosa y está lista para vivir nueva experiencias junto a su fiel acompañante. 

Puede interesarte