Por Mariana Meza
7 abril, 2021

Molly, una niña de 4 años y con autismo, fue encontrada cerca de un árbol en compañía de su perro. Pertenece a la comunidad aborigen Titjikala, en Territorio del Norte, Australia, y según su familia fueron ellos, y no la policía, quienes dieron con su paradero.

Alivio fue lo que sintió una familia en Australia Central después de encontrar sana y salva a una niña de 4 años con autismo, miembro de su comunidad, que estuvo desaparecida en el desierto durante un día. La encontraron sentada bajo un árbol junto a su pequeño cachorro. Según ellos, fueron sus esfuerzos y su conocimiento de la zona lo que los ayudó a dar con su paradero.

Archivo suministrado a ABC News

El pasado viernes 2 de abril, en plena Semana Santa, una niña de 4 años perteneciente a la comunidad aborigen Titjikala, en Territorio del Norte, Australia, fue encontrada sana y salva después de estar desaparecida un día entero. Según la familia, gracias a ellos lograron dar con su paradero. La policía, por su parte, afirma que fue por la búsqueda que implementaron.

Con helicópteros, drones y perros policiales, la policía comenzó la búsqueda de la pequeña Molly (4), quien padece del trastorno del espectro autista. Sin embargo, según su primo, Que Kenny, insiste en que fueron los miembros de su comunidad quienes finalmente la encontraron en medio del desierto, detalló el medio local abc News.

La pequeña Molly estaba sentada cerca de un árbol en compañía de su perro. Lo único que la rodeaba era el desierto y una que otra vegetación verde a su alrededor. Según la señora Kenny, miembro de la la comunidad Titjikala, dieron con su paradero el sábado por la tarde, consignó el medio local.

Archivo suministrado a ABC News

La información que se maneja es que la pequeña, que además presenta problema de audición, habría caminado unos ocho kilómetros desde Alice Well Outstation, donde la vieron por última vez.

Pero, ¿cómo la encontraron? Según la señora Kenny, todo fue gracias a un “sueño misterioso” que tuvo un miembro de la comunidad. “Había un rastreador de la comunidad que salió [el viernes por la noche]. Se encontró con una pequeña bicicleta que estaba al costado de las dunas de arena y trató de seguir las huellas, pero desafortunadamente la niña de cuatro años, la pequeña Molly, caminó sobre rocas”, contó. “Ahí es donde perdió la pista, pero no perdió la esperanza”.

Sin rendirse, esa persona esperó al día siguiente para continuar su búsqueda. Sabía que Molly estaba cerca. “Afortunadamente un joven tuvo un sueño [que] le mostró dónde estaba, y nos condujo directamente hacia ella”, comentó Kenny. “Él dirigió al equipo de rescate, mientras lo seguíamos, otros se volvieron atrás, pero seguimos adelante”.

Archivo suministrado a ABC News

Finalmente, entre 50 y 70 personas se unieron a la búsqueda de Molly, afirmó Kenny, quien también criticó el operativo policial al afirmar que no tuvo el alcance suficiente.

Por su parte, la policía dijo en un comunicado que “debido a la ubicación remota, se deben confirmar otros detalles de la búsqueda exitosa”, y agradecieron a todos quienes ayudaron en la búsqueda. “Se desplegaron importantes recursos para ayudar en la operación”, dijeron.

Aún así, Kenny afirma que la policía no fue de mucha ayuda. Es más, contó que ella y el grupo de búsqueda caminaron unas seis horas por el desierto a pleno sol, con temperaturas sobre de los 30 grados. “Empezó a afectarme porque me quedé sin agua … y comencé a tener los labios secos”, dijo.

Archivo suministrado a ABC News

“No nos preocupamos por las serpientes o las arañas, si nos mordía una serpiente, realmente no nos importaba mientras la encontráramos”, agregó la mujer. Y así fue. Molly estaba sana y salva.

“Corrí, le di un abrazo y le dije: ‘¿Dónde está tu cachorro?’ Ella dijo: ‘Él está aquí debajo de la silla’. Esa fue la mayor alegría de mi vida, nunca olvidaré esto. Molly es una niña tan especial”, finalizó.

Puede interesarte