Por Alejandro Basulto
9 septiembre, 2019

Este curioso objeto rectangular fue hallado junto al esqueleto de una mujer, en la que en ese entonces era la República de Tuvá.

La arqueología es una área de estudio e investigación que nos permite conocer más de nuestro pasado y de nuestros antecesores. Permite conocer las costumbres de civilizaciones antiguas, como también, las herramientas y las invenciones que hayan realizado, para llevar adelante su desarrollo y evolución como sociedades, tribus, repúblicas e imperios.

siberiantimes.com

Por ello, el descubrimiento recientemente hecho en Siberia, donde se halló un cuerpo y objetos de 2.100 de antigüedad, pertenecientes a la República de Tuvá, emociona a muchos amantes de la historia y de la cultura en general.

siberiantimes.com

Y más aún tras el curioso hallazgo de una especie de «iPhone» antiguo. Un objeto negro con forma rectangular que fue descubierto junto al esqueleto de una mujer sacerdotisa que se encontraba en una tumba en Ala-Tey. De acuerdo al medio Siberian Times, los investigadores a a cargo de este descubrimiento, llamaron «Natasha» a la mujer. Mientras que al objeto rectangular, que en realidad es una hebilla, precisamente lo llamaron «iPhone».

siberiantimes.com

Esto debido a su innegable parecido con el famoso smartphone de Apple, ya que no solo se parece en la forma, sino que también hasta incluso viene con los agujeros en la zona superior e inferior. Este «iPhone» sería de la era Xiongnu, y Pavel Leus, uno de los investigadores que participó en este descubrimiento, contó que esta hebilla en realidad se halló en el año 2016, pero que recién durante esta semana se está haciendo público.

siberiantimes.com

Al final, este objeto parecido a un smartphone, pareciera tener una elaboración mucho más valiosa que la de un Apple. Debido a que el «iPhone» mide 18 cm de largo y 9 de ancho, siendo construido con hermosas piedras, como las incrustaciones de turquesas, cornalina y nácar, que posee. Sin olvidar que también cuenta con monedas chinas Wu Zhu como parte de su decoración.

Esta última moneda, era un pago en efectivo típico y producido por la dinastía Han en 118 a. C, la que ayudó a los arqueólogos a averiguar la antigüedad de lo descubierto.

 

Puede interesarte