Por Daniela Morano
30 enero, 2019

Es el tipo de empatía que tanto hace falta.

Ir al médico, someterse a operaciones, exámenes, puede ser agotador y aterrador. Nadie quiere salir de un hospital con malas noticias, o entrar a uno con miedo a nunca más salir de ahí con vida. Para no sentir que el proceso es así de terrible, es importante contar con profesionales que aparte de ser buenos en su trabajo, sientan cierta empatía por el paciente enfermo.

En la provincia de Gansu, China, un niño de 2 años era preparado para una operación en el hospital Dingxi People. La operación ayudaría a remover una hernia inguinal en su abdomen, la cual le estaba causando mucho dolor.

Aunque más que preocuparse del dolor, el pequeño Xuan Xuan estaba preocupado de las agujas que introducirían y los cortes que harían en su cuerpo. Apenas entró al pabellón, no pudo contener el miedo y las ganas de llorar.

Dingxi People’s Hospital

Fue entonces cuando una amable enfermera se acercó a él y lo abrazó, asegurándole que todo estaría bien y no había nada de qué asustarse. La enfermera esperó hasta que el niño se quedara dormido, momento en que le inyectaron anestesia y comenzaron la operación.

Según el hospital, la operación fue un éxito y Xuan Xuan se encuentra en recuperación.

Dingxi People’s Hospital
Dingxi People’s Hospital

La mamá de este comentó que la enfermera es “una bella persona, gracias por cuidar a mi familia. Quisiera agradecerle a todo el equipo médico que contribuyó en la operación de mi hijo. ¡Muchas gracias!”, escribió en redes sociales.

Dingxi People’s Hospital

Las fotos se hicieron virales, con mucha gente comentando que la enfermera se merece un aumento de suelto. No son muchos los médicos o trabajadores de hospitales que sienten empatía por sus pacientes, por lo que las imágenes de esta mujer son algo inusual, digno de admiración por su vocación.

Puede interesarte