Por Catalina Yob
12 junio, 2018

“Conocer a Jamie le ha quitado esa presión a mi matrimonio y ya no siento resentimiento por la falta de intimidad con mi esposo”, esgrime quien está casada hace más de 10 años.

“Feliz” es el adjetivo que utiliza Layla para describir su matrimonio, el cual comenzó hace más de 10 años. Pese a que ambos son profesionales y mantienen sus vidas ocupadas en orden de alcanzar el éxito laboral, ella y su esposo siempre han sabido distribuir sus horarios para tener tiempo para ellos y sus pequeños hijos. La pareja que actualmente reside en la ciudad de Canberra, en Australia, siempre ha tenido una buena relación, sin embargo el plano íntimo fue decayendo conforme al transcurso del tiempo.

Además de carecer de espacios en privado, Layla, en conversación con Daily Mail, asegura que su esposo perdió el interés sexual en ella, hecho que provocó que en lugar de recurrir a un consejero matrimonial, la mujer decidiera buscar una solución por fuera de la relación.

A pesar de que la mujer intentó reconstruir el lado íntimo con su esposo, el plan no dio buenos resultados, ya que fue él quien admitió no estar interesado en retomar su vida sexual. 

“En mi matrimonio, pese a ser feliz, me sentía sola, muy sola. Fue ahí en donde conocí a un par de grandiosos hombres y fui a citas que realmente disfruté, sin embargo quería encontrar a alguien con quien conectar”.

En marzo de este año, la madre de 32 años conoció a un hombre casado, con quien buscó desarrollar aquella área que se había esfumado al interior de su matrimonio. Hoy y a más de tres meses del primer encuentro, la oculta pareja encuentra momentos para estar juntos los fines de semana y para mantenerse en contacto durante los días de trabajo.

S.S/ Imagen de referencia

Tras un par de citas fallidas, la mujer encontró a Jamie, quien también está casado y con quien logró conectarse entorno a las frustraciones que ambos sentían al interior de sus relaciones. Lo que parecía que se prolongaría tan sólo por un par de días, se convirtió prácticamente en una relación estable que ocurre paralelamente a sus matrimonios.

“Me sentí realmente cómoda con él la primera vez que nos conocimos. Al poco tiempo acordamos en que nos veríamos seguido y así lo hemos hecho. Él está en una situación similar a la mía y eso hace, de algún modo, más entendible que algunos días no podamos vernos o tengamos que cancelar la cita a último minuto”.

“Él le quitó la presión a mi matrimonio”

“La vida es corta, ten una aventura” es el slogan que utiliza el sitio web de citas “Ashley Madison“, en el cual Layla y Jamie se conocieron. El sitio que comenzó a funcionar en el año 2001, fue creado para personas casadas o que se encuentran en una relación y que buscan explorar nuevos desafíos amorosos.

Pese a que el lanzamiento oficial se realizó en Canadá, el éxito que ha experimentado en los últimos años ha provocado que los seguidores de la plataforma superen los 30 millones de usuarios, los cuales se encuentran esparcidos en 45 países alrededor del mundo. 

Ashley Madison

Cifras que maneja la afamada plataforma de citas, estipulan que cerca del 60% de los hombres y el 45% de las mujeres casadas son infieles al interior del matrimonio. Aventuras de una noche o incluso relaciones de años de duración son algunos de los tipos de infidelidad más recurrentes en personas comprometidas, hecho que puede evidenciarse en el precipitado aumento en la cantidad de seguidores que poseen los sitios web de citas enfocados a este tipo de público. 

Daily Mail/ “¿Has engañado alguna vez a tu pareja?”

De acuerdo al relato de Layla, la relación que actualmente mantiene con Jamie desencadenó que el plano más negativo de su matrimonio perdiera prioridad, quitándole así aquella presión que recaía sobre la mujer de 32 años por las carencias con las que coexistía su matrimonio. Pese a tratarse de una aventura que debe mantener en secreto, la madre afirma que la comunicación con su esposo nunca se había generado de manera tan fluida como en la actualidad. 

“Conocer a Jamie le ha quitado esa presión a mi matrimonio y ya no siento resentimiento por la falta de intimidad con mi esposo. Simplemente disfruto del tiempo con él y mi matrimonio nunca había estado mejor. Soy mucho más feliz”. 

Puede interesarte