Por Francesca Cassinelli
22 noviembre, 2016

“No entiendo por qué lo hicieron sin pantalones”, dijo el sargento Shane Martin.

Es difícil tomarse con seriedad el robo que sufrió un centro comunitario australiano el fin de semana del 19 y 20 de noviembre, pero vamos a tratar. El recinto fue penetrado por un grupo de delincuentes que robaron un televisor e hicieron daño al interior del lugar con un extintor. ¿Qué más? Pues decidieron marcar su trasero en una puerta de vidrio…

La policía de Wodonga, en el sureste de Australia, encontró las huellas de los glúteos de una persona cuando cubrían el lugar con un polvo especialmente diseñado para revelar huellas dactilares. 

The Age.
The Age.

Según detalla el medio local The Age, hay testigos que dijeron ver a tres personas dejando el lugar del robo en una camioneta negra.

Respecto a las marcas en el vidrio, la policía se mostró confundida:

“Quizás lo hicieron por bromear o tal vez querían romper la puerta recostándose contra ella. Pero no entiendo por qué lo hicieron sin pantalones”.

-Sargento Shane Martin, a The Age-

Está claro que estos delincuentes no querían dejar sus huellas dactilares, pero no les importó dejar sus marcas… ¿gluteares?

Puede interesarte